nâo é por acaso Luis

nâo é por acaso Luis: (www.astormentas.com)
Poema ao acaso


quinta-feira, 15 de setembro de 2011

aquí no pasó nada


http://blogs.publico.es/manolosaco/3270/de-la-justicia-de-gadafi-a-la-justicia-de-ala/

Fuego amigo / Manolo Saco

De la justicia de Gadafi a la justicia de Alá

14 sep 2011

Lo fastidioso de los programas políticos ocultos es que corremos el peligro de apoyar a un candidato que piensa hacer todo lo contrario a lo que insinúa en su campaña electoral. Sin ir más lejos, Mariano Rajoy va a ganar las elecciones, según todas las encuestas de opinión, porque sus asesores le han aconsejado no soltar prenda de su programa ultraliberal y el castigo que nos espera.

Eso, como digo, sin ir más lejos. Yendo más lejos, nos topamos con el “programa electoral” de los rebeldes libios, gracias al cual compraron las simpatías y voluntades de las democracias occidentales, ocultándonos que pensaban sustituir el régimen dictatorial de Gadafi por la dictadura de la Sharia islámica. Eso nos pasa por ir por la vida salvando países.

Así que ahora resulta que hemos colaborado en sustituir el régimen represivo de un dictador demente por otro que se gobernará por la ley islámica donde reinará Alá a su capricho. Libia será desde ahora un país más justo, según los rebeldes, donde los adúlteros y los homosexuales serán castigados con la pena de muerte. Para casos menos graves valdrá una buena ración de azotes (hasta cien) o la amputación de una mano para los ladrones recalcitrantes. Entre las prohibiciones estará la consulta a magos y videntes, coger el pene con la mano derecha mientras orinas, que la esposa alegue que le duele la cabeza para no practicar sexo con su marido (de hacer el amor, ni hablamos), que las mujeres se queden a solas con otro hombre que no sea su marido, o que sostengan la mirada a un hombre sin bajarla; ya no valdrá comer cerdo, beber alcohol, y depilarse el entrecejo (esto último me parece sadismo puro).

Vale, lo sé: Alá es más raro que dios… pero más justo que Gadafi.



#4 Comentario por bemsalgado 14/09/2011 02:51

Pero al menos podemos dormir en paz con Dios, con la conciencia tranquila, por haber hecho todo lo posible y lo imposible, amén de lo que no está escrito, hasta cumplir con creces con nuestro sagrado deber de injerencia en Libia.

Más deberes de injerencia, con idéntica o mayor estatura moral, están esperando turno, confiados en que sabremos estar a la altura de nuestros compromisos éticos.

#26 Comentario por Eirene 14/09/2011 14:08

¿Quiénes son los jefes rebeldes? Está bien conocerlos, para comprender por qué hablan ahora de la sharia, siendo como son de formación neoliberal.

1. Mahmud Jibril, El nombrado “líder” desde el exterior, que protagonizará la transición hacia una “democracia amiga”, es un economista formado en la Universidad de Pensilvania firme partidario de la doctrina neoliberal. Fue jefe de la Junta Nacional de Desarrollo Económico en el régimen de Gaddafi, promoviendo la privatización y la liberalización de la economía, hombre clave para la penetración en Libia de los intereses económicos de los Estados Unidos y del Reino Unido según los dictados ultraliberales.
Los cables de Wikileaks hablan de él como un reformista y buen interlocutor de los EE.UU. Es la conexión con Qatar, al haber estado involucrado en la administración de activos con la esposa ultra influyente del emir de Qatar.

2. El jefe, Mustafa Abdel-Jalil, ministro de justicia de Gadafi desde 2007 hasta su renuncia el 26 de febrero, estudió la Sharía y derecho civil en la Universidad de Libia. Esto le permitirá habérselas retóricamente con los fundamentalistas islámicos en Bengasi, al-Baida y Delna pero podría utilizar sus conocimientos para defender sus intereses en un nuevo arreglo para compartir el poder.

3. El rey Idris, hijo del último monarca de Libia, el rey Idris, depuesto por Kadhafi hace 42 años (sin derramamiento de sangre); a la Casa de Saud le encantaría una nueva monarquía en el Norte de África. Y el hijo de Omar Mukhtar, el héroe de la resistencia contra el colonialismo italiano, un personaje más laico.
(La Santísima Trinidad trabaja bien, no deja puntada sin hilo. Le va en ello el Poder del Paraíso)


#32 Comentario por bemsalgado 14/09/2011 16:51
# 26
Eirene, si el Gobierno dictado por el arcángel Sarkhabrielzi, bajo los designios de la Santísima Trinidad, ha nombrado Gobernador Militar de Trípoli, con mandato plenipotenciario para la construcción del nuevo Ejército de Libia, y futuro ministro de In Defensa in-péctore de ese mismo gobierno, además de Jefe Supremo del Ejército, a Awatha al-Zuwawi, jefe histórico de Al-Qaeda en Libia.

Si, en privado, los tricópteros, cuando alguien de sus más próximos se echa las manos a la cabeza diciéndoles ¡pero qué habéis hecho!, ¡poner el ejército de Libia en manos de Al-Qaeda utilizando para ello la OTAN!, responden siempre con la misma pregunta:
¿pero tú te has creído algo de todo lo que hemos estando contando los últimos diez años?
Y añaden, me decepcionas, con tanto tiempo para enterarte. Te creía más inteligente.

Es porque, todo ello, tiene un único y fundamental objetivo: que Alá tenga las alas cortadas y no pueda torcer los designios de Dios ni para plantar palmeras en el desierto.

Y que si así fuera, la próxima vez, el "Sagrado Deber de Injerencia", tendría el respaldo, no solo de la mayoría simple y no cualificada del CSO, sino del Pleno de la ONU, con licencia para limpiar, no solo el espacio aéreo, sino el marítimo-terrestre hasta acabar con todas las malas hierbas, utilizando bombas en granizada o en racimo, con gas mostaza, gas clavo, o gas canela, y uranio empobrecido o, ya para entonces, enriquecido.

No me creas nada, Eirene. Siempre hablo en broma para que quien me atiende no se ría, porque, en serio, no puedo evitar que eso ocurra.


• #48 Comentario por bemsalgado
14/09/2011 22:18

Bajo la rúbrica “Fuego amigo”, han aparecido aquí, ocupándose de Libia, desde el 23 de febrero hasta el 22 de marzo, tres artículos. Ignoro si antes del 23 feb y después del 22 mar hasta hoy, alguna vez se ha vuelto a ocupar del tema. No me consta pero no puedo afirmarlo, porque es posible que algún día me lo haya pasado por alto.

En el primero de ellos, “el derecho y el deber de injerencia” del 23 feb, para demandar “el deber de injerencia” para intervenir cuanto antes en Libia; el segundo, “lo siento los lideres no pueden ponerse” del 18 mar, apreciando dejación de responsabilidades en los lideres para cumplir con el “deber de injerencia” con la celeridad que, según él, requería el caso; y el tercero, “no salgas a la calle sin paraguas” del 22 mar, anunciando riesgo de lluvia.

El contenido del artículo de hoy da la impresión de que su autor nada tuviera que ver con quien escribió los tres anteriormente citados, sin que, entre medias, otro artículo, haciendo de punto de inflexión, ofreciese una explicación coherente que pudiera dar algún sentido al que hoy hemos podido leer.

Me llama la atención de que nadie, al comentar, gran parte habituales de esta columna, haya reparado en tal circunstancia, o haya querido pasarlo por alto, salvo quien esto escribe.

En consecuencia, pido disculpas por entrometerme aquí, y doy las gracias al propietario de este espacio, Manolo Saco, con mi reconocimiento además, al mismo tiempo, por la elegancia de haber publicado siempre aquí mis "amables" opiniones acerca de su postura sobre esta cuestión.

Un saludo a todos.


#49 Comentario por Manolo Saco 14/09/2011 22:44
bemsalgado

Y no quito ni una sola coma de lo dicho en mis dos anteriores post. En el de hoy lo que añado es que ni Gadafi ni cualquier otra dictadura, incluida la de Alá y los clérigos que se aprestan a administrarla, puede existir en la Tierra.



#64 Comentario por bemsalgado 15/09/2011 02:58

# 49, Manolo Saco.

No me esperaba otra respuesta por tu parte.

Muchas gracias de todos modos.

------


AQUÍ NO PASÓ NADA.



http://blogs.publico.es/manolosaco/2725/el-derecho-y-el-deber-de-injerencia/

Fuego amigo / Manolo Saco

El derecho y el deber de injerencia


23 feb 2011

Gadafi sigue ametrallando desde el aire a su pueblo. Y el empeoramiento progresivo de sus facultades mentales vaticina que el líder libio está hecho de la pasta de los dictadores que prefieren morir matando, como ya anunció ayer, como todo psicópata con un arsenal de armas en su poder.

El derecho internacional ha delimitado sin titubeos la naturaleza de los crímenes de lesa humanidad y genocidio. No hay que hacer un curso acelerado de jurisprudencia para comprender que reprimir manifestaciones pacíficas, de un pueblo desarmado, con fuego real, de mortero, ametralladoras, tanques y aviones debería ser un delito perseguible “de oficio” sin dilación, como lo fue el caso de la antigua Yugoslavia.

Es lo que se conoce por muchos teóricos del derecho como Derecho de Injerencia Humanitaria, a poder ser bajo el amparo de Naciones Unidas para evitar abusos como los cometidos por el trío calavera de Bush, Blair y el hombrecillo insufrible en Irak.

La doctrina de Naciones Unidas aconseja un primer paso, conocido como Injerencia Inmaterial, antes de la utilización de la fuerza invasora. Esa injerencia inmaterial consiste en el bloqueo económico y demás medidas de fuerza no militares, que en unos casos, como me temo que va a ser éste de Libia, sirve para que los países clientes de su petróleo, como España, puedan limitarse a regañar al sátrapa genocida, mientras dejan que la situación se pudra; o bien, como en el caso de EE.UU. con Cuba, para asfixiar, sin pegar un tiro, a regímenes que aborrecen.

¿Cuántos muertos hacen falta para que Naciones Unidas considere que hay que intervenir contra ese bufón genocida, y dejar las “injerencias inmateriales” para otro momento?



#14 Comentario por MICHAEL JACKSON 23/02/2011 09:06

No se de donde habra sacado eso del "derecho de injerencia". No solo NO EXISTE en el derecho internacional publico, humanitario o de DDHH, sino que ademas es ALTAMENTE desaconsejable.

Lo que si hay, es un deber de negociacion pacifica. Ademas de una prerrogativa del Consejo de Seguridad de actuar cuando peligre la paz y la estabilidad internacional. El Consejo de Seguridad no tiene derecho, sino prerrogativa. Es una distincion muy importante. Uno no puede prejuzgar una hipotetica decison del Consejo para forzar la paz.


#16 Comentario por Manolo Saco 23/02/2011 09:16
MICHAEL JACKSON

Para no perder el tiempo, pincha en Google "derecho de injerencia" y verás el debate de alta política que sacude a Naciones Unidas desde hace décadas. Si existiese oficialmente, supongo que ya estaría en funcionamiento. Es un concepto que nunca mejor que hoy debe ser debatido, un concepto jurídico no entronizado, como lo eran, antes de su formulación oficial, los delitos de lesa humanidad y genocidio. Un concepto que se infiere de la Carta de Derechos Humanos y que espero sea adoptado a partir de sucesos como este de Libia. Precisamente lo que sería un avance es que esa "prerrogativa" sea un "derecho", y lo que es mejor, una "obligación".


#20 Comentario por MICHAEL JACKSON 23/02/2011 10:16
Manolo,
No hay jurisprudencia alguna que invoque el "derecho de ingerencia". Si la hay, dime donde esta. Tampoco existe un instrumento internacional que estipule la injerencia, o la intervencion militar, como un derecho. Simplemente hay un compromiso politico por ejercer lo que se conoce como "responsabilidad de proteger", plasmado en el outcome document de la Cumbre Mundial del 2005.

Dicho esto, uno puede deducir que eso del "derecho de injerencia" es algo notable para la industria militar. Precisamente la que tiene los huevos pelados de facilitar, planear y ejecutar operaciones que acaban matando en su mayoria a civiles inocentes.

Lo de Kosovo podria haverse solucionado de otra forma, lo de Iraq otro tanto, lo de Afganistan otro tanto, y asi, un largo etcetera. El problema es que todos los "intentos" de negociacion pacifica han fracasado porque no se creyo en ellos desde un principio.

#24 Comentario por El Acrata rabioso 23/02/2011 10:25

Recuerdo cuando el presidente de EEUU, Ronald Reagan, dió la orden de bombardear el palacio del dictador, en España, hubo criticas a esa operación de castigo; una; porque eran los de siempre, los gobernantes del mundo, los amos y otra, porque podía haber daños colaterales. No es buena una intervención extrangera para solucionar un conflicto interno. Los pueblos, tienen que quitarse de encima a los dictadores, conscientes de que se necesitará mucho sacrificio, incluso la de vidas humanas.
Aqui, al igual que en otros paises, en los cuales hay un dictador al frente, lo que falla es la prevención. Birmania, Corea del Norte, Honduras,Aquinostan ......paises que por razones estrategicas, no interesa desmontar la dictadura, ese es nuestro gran defecto, la falta de coherencia. Europa no tiene voz, la ha perdido hace tiempo; Europa no es nadie para reclamar respeto a los derechos humanos; Europa ha contribuido con sus apoyos a dictaduras, a erosionar el funcionamiento del tribunal internacional de la Haya. No es al dictador al que le tenemos que pedir cuentas, al fin y al cabo, es su misión, a los que hay que pedir cuentas, es a estos golfos que votamos cada cuatro años, y que carecen de todo principio de ética.

#25 Comentario por MICHAEL JACKSON 23/02/2011 10:30
Manolo,
Con tu comentario, veo ahora por donde vas. Aunque, instisto, y con todo el respeto, eso es del derecho de intervencion humanitaria es muy peligroso. Incluso la Comision Internacional sobre Intervencion y Soberania reconoce que uno debe exprimir su cerebro para lograr una solucion por medios pacificos. Lo de Libia, los del G8/20 o 576 no hicieron ni el huevo. Caso omiso de lo que se estaba cociendo siempre y cuando el clan Gaddafi enviara barriles a buen precio y comprara algun que otro fusil de ataque.

Lo de la responsabilidad de proteger es una excusa para seguir haciendo lo que siempre han hecho, bomba aqui bomba alla.

#26 Comentario por yubil 23/02/2011 10:39

El autor no sé si sabe lo que dice. No sé si está en sus cabales. Da la casualidad que todas las injerencias "occidentales" y "humanitarias" han sido siempre contra gobiernos "díscolos" con el Imperio, para controlar y aumentar el negocio. Normamente con muy poca protección y beneficios para la población civil afectada. Por favor "no tiente al diablo" y le dé la razón al Sr. Castro, que advierte de una intervención de la OTAN en Libia.


#28 Comentario por Manolo Saco 23/02/2011 10:42
MICHAEL JACKSON
Ya que no te apetece hacer el ejercicio de consultar en Google, lo hago por ti.
Sobre el asunto tienes cientos, si no miles, de enlaces. Te dejo estos dos, para abrir boca.
El primero, de la Fundación para el Estudio y Difusión del Derecho Comparado, en el que se plantea el debate de manera sumamente interesante.
El segundo, de la Revista Internacional de la Cruz Roja, ya en el año 92, hace 19 años.
Puedes pinchar también el nombre del profesor de la Universidad de París, Mario Bettati, uno de los principales teóricos del derecho de injerencia, plasmado en su libro "Nuevo orden mundial y derechos humanos. La Guerra del Golfo".

Claro que no hay jurisprudencia. De eso se trata. Que del debate salga algún día esa jurisprudencia que tantos echamos en falta.

Ahí van los enlaces
http://www.derecho-comparado.org/Colaboraciones/candilinjerenciahumanitaria.htm
http://www.icrc.org/web/spa/sitespa0.nsf/html/5TDLG7


#31 Comentario por MICHAEL JACKSON 23/02/2011 10:55
Manolo,
Gracias. Pero lo que hay, es solo un debate. Eso de la intervencion humanitaria se entiende como 1) no militar y 2) genuinamente militar. Claro que en relacion a la injerencia humanitaria no militar hay derecho y jurisprudencia. Para eso estan las Convenciones de Ginebra y sus Protocolos Adicionales. Todo el mundo sabe eso. Pero de intervencion humanitaria militar, de eso no hay nada. Es aconsejable? Yo creo que no. Quieres que Obama and co. lideren una intervencion militar bajo el, digamos, capitulo VII de la Carta? Joder, macho. Con lo de Afganisthan ya tenemos bastante.

Por lo que deduzco en tu articulo, aqui te refieres a una intervencion militar. Y ahi, sigue sin existir el derecho o la jurisprudencia.


#32 Comentario por Manolo Saco 23/02/2011 11:05
MICHAEL JACKSON
Cierto. No hay jurisprudencia. Por eso la pido, y la piden en este momento millones de libios que desearían ver entrar en su país a un ejército de liberación. De paso corrijo en mi artículo, donde decía jurisprudencia me referiré al debate jurídico existente en la comunidad internacional.


#33 Comentario por MICHAEL JACKSON 23/02/2011 11:11
Manolo,
Un par de anecdotas curiosas. Que fue lo que logro detener el programa nuclear en Corea del Norte por alla a mediados de la primera decada del 2000? Una sancion a productos de lujo (en plan vinito frances y espaniol, puritos cubanos, etc). Que ha sido lo que probablemente desencasquillara el actual bloqueo por formar un gobierno en Bosnia? Una prohibicion de viajar a la UE para aquellos politicos que obstaculicen reformas.

Un abrazo, y encantado.



http://blogs.publico.es/manolosaco/2804/lo-siento-los-lideres-no-pueden-ponerse/ Fuego amigo / Manolo Saco

Lo siento, los líderes no pueden ponerse


18 mar 2011

Fue tan solo un sueño. En apenas unas horas podría comenzar en Libia esa paz de los muertos que sigue a toda dictadura triunfante. Gadaffi está a punto de entrar en el último reducto de resistencia, ha dedicado un recuerdo al Franco estratega, con su alusión a la quinta columna que trabaja en Bengasi para su causa, advirtiendo que “no tendremos compasión” con los vencidos. Su hijo, el portavoz del régimen, ya había anunciado que el castigo será implacable. Y ya sabéis lo que ello significa en el lenguaje de los matones.

Los líderes mundiales (“lo siento, no se pueden poner, en este momento están reunidos”) han demostrado su incapacidad para atender dos crisis a la vez, la de Japón y la de Libia. Ha sido un caso de mala suerte que la revolución coincidiera en el tiempo con el terremoto, el tsunami y la amenaza nuclear. En occidente ya solo estamos preocupados por cuánta contaminación atravesará nuestras fronteras y en qué medida afectará a nuestras bolsas de valores, mientras el pueblo libio comprueba que los efectos del tsunami ya han llegado a su país, en forma de desidia e intereses geoestratégicos.

Mala suerte. En las últimas horas del experimento de libertad libio, las potencias mundiales establecían, al fin, una zona de exclusión aérea… justo cuando Gadaffi ya no necesitaba mover un avión para comenzar su carnicería en el último reducto de resistencia.

Desde el trío de la Azores, el mundo padece el síndrome de Irak y Afganistán, el que paraliza a los líderes cuando se les habla de intervencionismo allí donde las dictaduras cometen crímenes de lesa humanidad. Es lo más parecido a la guerra de Gila.

Y ahora nos queda por contemplar el final de la farsa. ¿Cuánto tardaremos en firmar nuevos acuerdos comerciales con un Gadaffi rehabilitado, enchufados al grifo de su petróleo, mientras él se dedica al deporte del genocidio con total impunidad? Quizá, cuando conozcamos su impacto letal en la población, lo de Japón, que tanto nos angustia hoy, nos parecerá una anécdota.



#92 Comentario por Eirene 19/03/2011 01:05

Libia invita a observadores internacionales a ir al país a comprobar cese de operativos militares

El vicecanciller de Libia, Kalid Kaem, invitó este viernes a la comunidad internacional a enviar una misión de observadores que compruebe el cese de operativos militares. Enfatizó que los movimientos de tropas, que fueron limitados, no han causado la muerte de ningún civil y dijo que no entrarán a la ciudad de Benghazi, al este del país africano.
Representantes de Brasil, China, Turquía y Alemania fueron convocados este viernes por el Gobierno libio para constatar que en el país han cesado las hostilidades. “A los países que hemos invitado para que vean que hemos cesado el fuego, los instamos a venir lo más rápido posible”, dijo el vicecanciller.

http://www.telesurtv.net/secciones/noticias/90451-NN/libia-invita-a-observadores-internacionales-a-ir-al-pais-a-comprobar-cese-de-operativos-militares/#%C2%A0

#118 Comentario por bemsalgado 19/03/2011 14:38
GRACIAS, EIRENE

#119 Comentario por Carmen54 19/03/2011 14:39

Nos dicen los medios que Gadafi está bombardeando incumpliendo el alto el fuego que dijo ayer, nos dicen que Gadafi está amenazando a Occidente, nos dicen muchas cosas. Por otro lado la embajada española en Libia nos dice:

11:30. Observadores españoles. La Embajada de Libia en España asegura en un comunicado que el Gobierno de ese país está dispuesto a recibir a una comisión de observadores o una "comisión parlamentaria del Congreso de España" que verifique el cumplimiento de la resolución de Naciones Unidas.

La fotografía que nos muestran recoge la imagen de un avión caza libio ardiendo y cayendo ¿Quien está bombardeando? ¿los rebeldes tienen armas como para hacer caer los aviones que les atacan? ¿quien los armó de esa manera en tan pocos días?

Por otra parte ¿que quieren hacer los "aliados"? Jamás nos dieron información verdadera en estos casos de guerra, ¿porque vamos a tener que creerlos ahora?

No se, sigo teniendo muchas dudas sobre lo que está pasando. Pero no tengo ninguna duda en cuanto a estar en contra del ataque de la OTAN.

#120 Comentario por bemsalgado 19/03/2011 14:40

http://www.lavozdegalicia.es/opinion/2011/03/19/0003_201103G19P17993.htm

#121 Comentario por bemsalgado 19/03/2011 14:44

En la primera guerra del Golfo, la ONU dió un ultimatum de 48 horas a Irak para abandonar Kuwait.

Las tropas irakíes lo hicieron dentro del plazo señalado.

La guerra comenzó a pesar de ello, empezando por bombardear a las columnas de soldados irakíes en retirada.


#122 Comentario por Eirene 19/03/2011 17:26

Interesante testimonio de la psicóloga española Leonor Massanet, que vive en Libia. Desentraña quiénes son los llamados "rebeldes", y da una visión contraria a la que nos están dando los medios de desinformación masivos.
http://leonorenlibia.blogspot.com/2011/03/resumen-de-la-libia-actual.html
¡¡¡NO A LA GUERRA!!!
(bemsalgado: Es bien triste que tengamos que estar rebuscando algo de verdad en la red, porque los medios de manipulación masivos están al servicio del Imperio). Saludos




http://blogs.publico.es/manolosaco/2811/no-salgas-a-la-calle-sin-paraguas/

http://www.lavozdegalicia.es/opinion/2011/03/19/0003_201103G19P17993.htm
Xosé Luis Barreiro Rivas / A torre vixía

Parte de Europa se apunta a un bombardeo

19 mar 2011

Estados Unidos y algunos países de Europa (Francia, Italia y España especialmente) acaban de apuntarse a un bombardeo. El objetivo de este bombardeo es destruir las armas y defensas que le hemos vendido al dictador y que este, contra todo pronóstico, utiliza para mantenerse en el poder. Nosotros creíamos que compraba carros de combate para arar los desiertos, y cazabombarderos para fumigar los cultivos, y explosivos para abrir carreteras y hacer embalses de agua dulce. Pero el bobo de Gadafi, que no está civilizado, empezó a usar las ametralladoras y los carros de combate para matar gente, y los aviones para bombardear. Y nosotros, que somos los buenos, tenemos que ir a defender al pueblo que pagó las armas que nosotros exportábamos.

Desde la perspectiva militar lo hicimos tarde. Pero hay que comprender que no se puede bombardear el frente de batalla hasta tener claro qué bando nos conviene más. También pudimos tomar las decisiones de otra manera, pero Sarkozy -cada día más fulero, y muy cabreado porque le llamaron payaso y le descubrieron las donaciones electorales- adelantó la jugada e impidió que la guerra se iniciase, como le gusta a la gente, con todos los protocolos. Porque en cosas de insultar y de intervenir arbitrariamente solo Occidente es soberano, y solo a la OTAN le es lícito hacer demostraciones de autoridad, al estilo Lalín, «con razón ou sen ela».

Podríamos atacar con un criterio -contra las dictaduras, por ejemplo- pero eso pondría en riesgo a nuestros amigos de Bahréin, Arabia Saudí, Kuwait y Pakistán. También podríamos intervenir para estructurar las naciones de forma democrática y de acuerdo con los derechos humanos. Pero eso nos obligaría a llamar a capítulo a Israel, Marruecos, Siria, Irak, a toda África y a media Asia. Y podríamos justificar nuestra intervención con un discurso democrático y jurídico sin fisuras, pero ese discurso ofendería a China y a Rusia. Y por eso es mejor la arbitrariedad, el bote pronto y el «daquela maneira», sin que se sepa por qué aquí sí y allá no, ni qué plan tenemos para Libia, ni quiénes son los rebeldes a los que vamos a ayudar, ni si nuestros bombardeos van a causar cien veces más muertes -así sucedió en Afganistán y en Irak- de las que pueden evitar.

Lo más probable es que Libia degenere en una interminable guerra de baja intensidad, con Gadafi o el gadafismo en uno de los polos, o en una masacre como la de Irak. Y lo absolutamente seguro es que Libia se encamina a un Gobierno de títeres que van a simular la democracia al servicio de Occidente. Porque, aunque la idea de defender la libertad de los pueblos es genéricamente indiscutible, las intervenciones de Occidente siempre se organizan desde una mentalidad conspirativa y carroñera. Y por eso el mundo es cada vez más violento y más injusto.



http://blogs.publico.es/manolosaco/2811/no-salgas-a-la-calle-sin-paraguas/

Manolo Saco / Fuego amigo

No salgas a la calle sin paraguas


22 mar 2011

Envidio a esa gente que, tan pronto caen cuatro gotas, abre un paraguas, como salido de la nada, cuando cinco minutos antes lucía un sol espléndido. Es gente precavida, preparada para cualquier eventualidad. En estos días de bonanza, podrás salir sin paraguas, pero como pongas un pie en la calle sin tener una opinión perfectamente acabada sobre la situación en Libia te expones a quedar como un idiota ante el chaparrón que te espera del primer vecino con que te tropieces. Porque él seguro que lleva un paraguas desde el momento en que silbaron las primeras balas.

Los modelos de paraguas que más se llevan son el de estar en contra de la actuación de los aliados y el de a favor de la intervención. Cierto que hay un tercer paraguas de matices, pero por no tener apertura automática como los otros (como, por ejemplo, “No a la guerra”, o “Gadaffi, asesino”) es mucho más complicado de abrir, y no te previene del vendaval que azota desde la derecha y la izquierda sin piedad.

El eslogan de aquel No a la guerra, con fecha de caducidad, es como los profilácticos: de un solo uso, y su reutilización puede llevarnos a una situación embarazosa. Fue utilizado para denunciar una guerra colonialista y claramente depredadora en Irak, comenzada con mentiras y sin autorización de la ONU, pero que sacado de aquel contexto queda tan extraño como un grito de No al Cáncer o No a la muerte.

¿De qué guerra hablamos? ¿De la emprendida por el dictador Gadaffi, a bombazos contra su pueblo, o la de los aliados que intervienen para parar la guerra comenzada por Gadaffi? ¿Cómo se puede parar la violencia sin ejercer violencia? Y para los que justifican la intervención: ¿Cuál es la dosis justa? ¿En qué medida hay que emplearla? ¿Cuándo y dónde hay que parar?

Así que, ándate con cuidado. Como salgas a la calle sin la respuesta exacta puede caerte el diluvio universal encima. O la de dios es Cristo, que viene siendo lo mismo.



#2 Comentario por impresionesmias 22/03/2011 05:58

Pues no estoy de acuerdo, ninguna guerra es digna del apoyo popular, menos aún aquellas de las que no se ha visto ni una sola imagen fiable.
Por cada imagen que nos han dicho que pertenecían a bombardeos de Gadafi sobre su pueblo (que además de no parecerlo, parecían una chapuza de super8), nos han repetido la cantinela 1.000 veces, justo el número de veces que señalaba Goebbles para que nos creyeramos cualquier mentira.
Mi paraguas desde el primer tiro es el mismo: No a la guerra!, y menos si cabe las guerras en las que vale más el petróleo que la sangre humana, porque el mismo saqueo que se hizo con Iraq se pretende ahora con Libia.

Si no, dígame, ¿no sería igualmente lícito invadir Israel por los mismos motivos humanitarios para con los palestinos?, ¿o invadir Bahrein por los mismos motivos humanitarios?
Lo dicho: Ninguna Guerra!, y menos por petróleo. http://impresionesmias.com


#53 Comentario por bemsalgado 22/03/2011 14:02

Lo importante del caso es que ya estamos felizmente “ injerenciados”, un deber, más que un derecho, desatendido por líderes con sordera acomodaticia.
Hasta que un sábado de San José, con el nuestro de onomástica, alguien con chispa consiguió meterles prisa, tanta, que antes del postre ya surcaban el cielo lanzando bombones a la piñata.

Debería estar orgulloso, pero no, es modesto y sólo recuerda que salió de casa sin paraguas –na casa do ferreiro coitelo de pau-. No fue el único.



enlaces de prensa da entrada:
http://blogs.publico.es/manolosaco/2725/el-derecho-y-el-deber-de-injerencia/
http://blogs.publico.es/manolosaco/2804/lo-siento-los-lideres-no-pueden-ponerse/
http://blogs.publico.es/manolosaco/2811/no-salgas-a-la-calle-sin-paraguas/
http://blogs.publico.es/manolosaco/3270/de-la-justicia-de-gadafi-a-la-justicia-de-ala/
http://www.lavozdegalicia.es/opinion/2011/03/19/0003_201103G19P17993.htm
f01.04h-15set

11 comentários:

  1. ¡Vaya dossier! Eres un currante nato.
    Has conseguido un relato de la realidad, que ya quisieran muchas novelas realistas.
    Agradezco una vez más tus escritos, me ayudan a equilibrar el pensamiento.
    ¡No y un millón de veces NO, a todas las guerras, y sobre todo NO a todas las intervenciones imperiales!
    ¡¡TOLERANCIA CERO para las guerras!!
    Abrazos
    Eirene

    ResponderEliminar
  2. Las milicias secuestran la transición libia

    Cientos de grupos armados siguen imponiendo la ley del terror, según un informe de Amnistía Internacional

    Las autoridades, incapaces de controlar la situación, toleran los abusos

    http://internacional.elpais.com/internacional/2012/07/04/actualidad/1341432844_090605.html

    MAITE RICO Madrid 4 JUL 2012 - 22:14 CET

    Han pasado 16 meses desde el inicio de la revuelta popular que acabó con el régimen de Muamar el Gadafi. Dentro de una semana, los libios acudirán a las urnas por primera vez en casi medio siglo para escoger una Asamblea Constituyente. Sin embargo, Libia sigue secuestrada por cientos de milicias que combatieron la dictadura y que hoy se han convertido en el principal lastre para la transición a la democracia. Un informe presentado este jueves por Amnistía Internacional (AI) describe un panorama sombrío. Los milicianos se niegan a entregar las armas y continúan cometiendo tropelías. Las detenciones arbitrarias, las torturas y los asesinatos se suceden con total impunidad.

    El informe, titulado Libya: rule of law or rule of militias?
    (Libia, ¿imperio de la ley o imperio de las milicias?), recoge los hallazgos de una delegación que visitó el país los pasados meses de mayo y junio. Y poco parece haber cambiado respecto a otras investigaciones previas.

    MÁS INFORMACIÓN
    La democracia libia choca con las armas Las milicias se adueñan de Libia
    Limpieza étnica en la nueva Libia

    Las milicias imponen su ley en los territorios bajo su control, y siguen tomándose la justicia por su mano. Unas 4.000 personas, acusadas de ser leales al régimen gadafista, están en poder de estos grupos armados, muchas encerradas en centros clandestinos, en condiciones deplorables. Es cierto que otras 3.000 han sido transferidas en los últimos meses a las prisiones bajo control de las autoridades, y que el tratamiento recibido por los presos más antiguos ha mejorado. Pero los nuevos detenidos (a menudo de forma arbitraria) siguen sufriendo torturas.

    El equipo de AI halló pruebas recientes de palizas y abusos en 12 de 15 centros de detención: desde suspensión en posturas dolorosas a descargas eléctricas, pasando por palizas brutales con barras metálicas, palos o culatas de fusil. El informe registra al menos 20 casos de prisioneros muertos por tortura desde agosto de 2011. Las fotografías a las que ha tenido acceso la organización no dejan lugar a dudas.

    Tampoco ha mejorado la situación de las poblaciones desplazadas. Tal es el caso de los 30.000 habitantes de la ciudad de Tauerga, obligados por las milicias de la vecina Misrata a dejar sus casas, y hoy dispersos como refugiados. Los de Tauerga han sido señalados por pelear a favor de Gadafi, pero también son negros. Y eso es un agravante que destaca el informe de Amnistía: tanto los libios de piel oscura como los inmigrantes subsaharianos son víctimas del racismo latente.

    Una ley concede inmunidad judicial a los milicianos por los actos cometidos para “proteger la revolución”.

    continúa .../...

    ResponderEliminar
  3. 2/2 ... continuación

    En los primeros meses de la guerra, las milicias, formadas por civiles y luego reforzadas por militares y policías desertores, fueron los únicos grupos capaces de garantizar el orden y llenar el vacío dejado por el desplome del régimen. Los libios miraban con orgullo a sus zowar, a sus combatientes. Sin embargo, con el tiempo esos grupos armados se han convertido en pequeños ejércitos, con sus mandos, sus arsenales y un control territorial que no están dispuestos a perder. Y han tomado como rehenes a las propias poblaciones, víctimas de sus esporádicos enfrentamientos con ametralladoras o lanzagranadas, ya sea en Trípoli, la capital, o en Kufra, en el sur del país.

    Amnistía Internacional constata que las autoridades libias (el Consejo Nacional de Transición y el Gobierno provisional) parecen “no tener capacidad ni voluntad de confrontar a las milicias”, con la excusa de la inseguridad y de la abundancia de armas. Antes al contrario, les han dejado las manos libres con una ley, aprobada en mayo, que concede inmunidad judicial a los milicianos por los actos militares y civiles cometidos “con el objetivo de proteger la revolución del 17 de febrero”.

    “Los retrasos y las carencias del Gobierno a la hora de controlar los abusos de las milicias están socavando las aspiraciones del pueblo libio, que tomó las calles con valentía para acabar con décadas de represión e injusticia”. Existe el riesgo, advierte Hassiba Hadj Sahraoui, directora de AI para Oriente Medio y Norte de África, de que el patrón de violaciones de los derechos humanos que marcaron las cuatro décadas de régimen de Gadafi “se termine enquistando y reproduciendo”.

    ResponderEliminar
  4. 23-12-2013
    ¿Dónde está Bernard-Henri Lévy?

    Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, 27 de noviembre de 2013

    Este artículo critica la selectividad de Bernard-Henri Levy en sus posturas pro derechos humanos, que siempre coinciden con la política internacional promovida por el gobierno federal de EEUU y la Unión Europea. El artículo también indica el gran silencio de este autor sobre la situación de Libia, que él contribuyó a crear.



    Bernard-Henri Lévy tiene muy buena prensa en España, apareciendo con gran frecuencia en las páginas de El País predicando la moralidad de sus causas, que requieren con gran frecuencia intervenciones militares, lo cual explica que algunos intelectuales de la izquierda estadounidense lo califiquen como el moralizador de las guerras, en general, contra el Islam (ver Ramzy Baroud “France’s Sham Philosopher” en CounterPunch, 20.11.13). Presentado frecuentemente en los medios españoles como “el filósofo de Francia”, articula siempre posturas promovidas por el establishment político francés, rodeado siempre de grandes cajas de resonancia que explican su gran visibilidad mediática.

    La última gran hazaña de este señor fue su liderazgo (que El País definió como moral) para que la OTAN interviniera en Libia para deponer al coronel Gadafi (basándose en una interpretación tergiversada y manipulada de la famosa Resolución 1973 de Naciones Unidas del 17 de marzo de 2011, que no permitía dicha intervención). Esta intervención se justificó por el supuesto apoyo de los Estados intervencionistas por vía militar (que incluyó desde bombardeos que afectaron a poblaciones civiles, hasta la transferencia de armas) para deponer a un dictador y sustituirlo por fuerzas democráticas que deseaban instaurar una democracia. Considerando la enorme evidencia que existe mostrando el apoyo de tales Estados (EEUU y Francia incluidos) a dictaduras casi medievales en la misma región, esta justificación carecía de credibilidad. Pero ello no inhibió ni frenó al filósofo de Francia en la utilización de dicha justificación. Y lo que es notorio es que repitió constantemente tal justificación con toda seriedad y contundencia, apelando a la moralidad democrática que según él debe caracterizar el comportamiento de las naciones civilizadas. Bernard-Henri Lévy (BHL) utiliza una narrativa llena de imágenes altisonantes, preñadas de gran pomposidad, como corresponde a uno de los intelectuales franceses más galardonados en Francia. El poder es siempre muy cariñoso y agradecido con sus sirvientes. Al servicio de su causa, BHL se trasladó a Libia con todo el aparato mediático y parafernalia teatral “en defensa de las fuerzas democráticas”. Y la intervención militar derrotó al dictador Gadafi.

    ¿Y qué ha pasado en Libia desde entonces? Gadafi fue un dictador como muchos de los dictadores que hoy existen en aquella parte del mundo, donde la democracia no existe ni siquiera a nivel de ensayo. Pero comparado con Arabia Saudí, Qatar y otros regímenes feudales, Gadafi no era, definitivamente, peor que los gangster que dominan aquellos otros países. La diferencia era que los últimos son fieles sirvientes de EEUU y de la UE, y Gadafi no lo era. Ni que decir tiene que el gran filósofo moralista BHL no prestaba atención a tales detalles, considerados insignificantes en la lucha entre el bien (que él representaba) y el mal (que eran todos los demás).

    ResponderEliminar
  5. .../...

    Pero analizaremos ahora lo que ocurre en Libia. Cualquier observador mínimamente objetivo debe concluir que Libia no es, en absoluto, una democracia, y que la situación actual es un desastre, con unos conflictos entre distintas facciones, entre las cuales están fuerzas de Al Qaeda, que se ha convertido en una de las fuerzas determinantes de los quehaceres de aquel país. Bandas armadas, sin ningún tipo de control democrático, gobiernan los distintos territorios, con asesinatos políticos y con una represión brutal hacia las voces y manifestaciones en contra de la dictadura de esas milicias armadas. Solo en un día (15 de noviembre) 31 personas fueron asesinadas y 235 heridas en una represión contra una manifestación en la ciudad de Trípoli que protestaba contra este régimen de taifas controlado por bandas armadas que atemorizan a la población a fin de defender sus propios intereses.

    Y mientras todo esto está ocurriendo, el gran filósofo de Francia (y de El País) permanece callado. En realidad, y tal como señala Ramzy Baroud, lo más parecido a este filósofo son los intelectuales neocons de EEUU, que siempre alientan y exigen intervenciones militares “para defender la democracia”, detrás de cuyo noble objetivo hay intereses financieros y energéticos muy concretos que pronto aparecen, mostrándose como lo que son. Lo cual no inhibe a estos intelectuales a continuar moralizando sobre el deber de los países democráticos de ayudar a las fuerzas democráticas alrededor del mundo, cuando la realidad es precisamente lo contrario de lo que predican. Los mal llamados “gobiernos democráticos” han sido históricamente, y continúan siéndolo, los mayores soportes de los regímenes más dictatoriales existentes en el mundo.

    La incoherencia de tales intelectuales, incluyendo “el filósofo de Francia” aparece con toda su crudeza no solo en el caso de Libia, sino también en el caso de Israel. BHL es un gran admirador de las fuerzas armadas de Israel, a las que clasifica como las más morales y democráticas existentes hoy en el mundo, apoyando siempre sus intervenciones militares. Es extraordinario que estas declaraciones se hicieran después de una de las intervenciones militares mas sangrientas e inmorales (de las muchas que han hecho tales fuerzas armadas) en la zona de Gaza en los años 2008-2009 y 2012. La ceguera moral e incoherencia intelectual de Bernard-Henri Lévy no tiene límites, lo cual no es obstáculo para que BHL aparezca, una vez más en El País, moralizando sobre la necesidad de intervenir militarmente en algún lugar del mundo árabe para “defender la democracia”.

    ResponderEliminar
  6. http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2015/01/11/libia-terror/00031421009154316499972.htm

    Libia y el terror

    GONZALO PARENTE
    12 de enero de 2015 05:00

    El país que dejó Gadafi hace tres años se ha constituido en un caos político, social y económico, con repercusiones estratégicas muy importantes, especialmente para el sur de Europa, por su proximidad (350 kilómetros) en el Mediterráneo. Es un caos político por las luchas civiles que se entablan entre los distintos grupos que lucharon para derribar el régimen de Gadafi y que se han atrincherado con las armas de la revolución. Cada uno de estros grupos se ha apoderado de una región: Tripolitania al oeste, lindando con Túnez; o Cirenaica al este, lindando con Egipto. Es un caos económico por las enormes reservas de gas y petróleo que exportan y las riquezas que se generan. Es un caos social porque la gente está desprovista de toda clase de seguridad, que tenía antes con el régimen de Gadafi, que ahora muchos echan de menos.

    Pero lo mas importante es la extensión yihadista que se ha producido por el norte y por el sur, zonas ocupados por los insurgentes del califato y de Al Qaida. Se comprende que en medio de este caos, con un enorme territorio y con una revolución sin terminar, los yihadistas de uno y otro signo quieran afincarse para tomar parte del botín y establecerse en una base desde la que se puedan lanzar acciones al exterior próximo (Egipto o Túnez) o bien a países europeos (España, Francia e Italia). Así se comprende que hace dos meses unos 800 yihadistas ocuparan el puerto de Derna, con una población de 100.000 habitantes, que dominan completamente. Por eso no debe extrañar que EE. UU. esté desplegando infantes de marina en Morón (Sevilla).

    ResponderEliminar
  7. La guerra y el terror: el fondo y la forma

    XOSÉ LUIS BARREIRO RIVAS
    10 de enero de 2015 05:00

    Si Napoleón nos invadiese hoy, los valientes insurgentes que inventaron la guerrilla habrían sido calificados de terroristas. Y nadie, salvo los protagonistas de la contienda, llegaría a saber que aquella mezcla de militares, curas, campesinos, bandoleros y desharrapados no mataban por matar, sino por una causa -la independencia- que valoraban más que su vida.

    Aunque la guerrilla y el terrorismo son cosas diferentes, ambas coinciden en que, lejos de representar fines y objetivos que explican y agotan un conflicto, no son más que formas de pelear. Tipos de lucha distintas de las que emplean los ejércitos, y que están caracterizadas porque, con una gran economía de medios, consiguen efectos impactantes. Las sociedades desheredadas no practican el terror porque les gusta más degollar y reventar inocentes que desfilar uniformados y condecorados, sino porque carecen de los aviones, misiles, drones, carros de combate, flotas y arsenales atómicos que tienen los más grandes. Y eso explica, también, que la guerrilla y el terror hayan surgido contra el Estado moderno, porque es esa institución la que marca la diferencia abismal e inabordable entre sus ejércitos y las masas insurrectas, como experimentaron de forma fehaciente los Irmandiños y otros alzamientos campesinos y burgueses a principios del siglo XV.

    Los occidentales nos mentimos aviesamente cada vez que decimos que tenemos una guerra contra el terror. Lo que tenemos es un conflicto serio y muy largo, «con alguien» y «por algo», que en vez de librarse entre iguales y con códigos de pelea más o menos acordados -como las guerras mundiales-, se libra desde la más absoluta desigualdad. Por eso ellos asesinan a traición, y hacen morir rehenes, mientras nosotros «hacemos nuestro trabajo» -decía Bush-, preñado de «efectos colaterales», con drones artillados, con guerras no declaradas, armando sin escrúpulos a dudosos compinches, o haciendo batallas aire-tierra en las que unos ponen los misiles y otros los muertos. Pero todos peleamos. Todos queremos algo. Todos tenemos una historia y una injusticia radical que nos explica. Y todos acabamos matando de tal manera que la proporción de muertos civiles frente a militares alcanza proporciones mínimas de 40:1 en las guerras más caballerescas.

    El análisis de la lucha no se puede limitar a las formas de matar, porque ese procedimiento solo sirve para fabricar conflictos maniqueos que identifican a los opulentos con los buenos y a los miserables con los malos. Lo que necesitamos es un diagnóstico real y sincero de esta guerra mundial -con sus causas y consecuencias- que sirva para pararla. Porque con la idea que hoy domina las portadas -100.000 valientes militares eliminan a tres cobardes terroristas- solo podemos ir al desastre. Un destino, me temo, al que «alguien» quiere conducirnos.

    ResponderEliminar
  8. http://www.lavanguardia.com/internacional/20150603/54431594842/la-onu-advierte-de-que-libia-esta-a-punto-de-convertirse-en-un-estado-fallido.html

    La ONU advierte de que Libia está a punto de convertirse en un Estado fallido

    03/06/2015 14:17
    Argel, 3 jun (EFE).- El enviado especial de las Naciones Unidas para Libia, Bernardino León, advirtió hoy de que la situación en ese país "ha llegado al limite" y que si no se alcanzan pronto a un acuerdo se convertirá a un Estado "fallido".
    "Si las partes libias no entienden que Libia ha llegado al límite, el resultado podría ser que Libia se convierta en un Estado fallido", aseveró.
    El diplomático español llegó esta mañana a la capital argelina procedente de Qatar para preparar la crucial reunión prevista para la próxima semana en Marruecos en la que los dos gobiernos libios en conflicto deberán limar sus asperezas.
    El encuentro, en la localidad magrebí de Sirjaat, está aún en el aire, ya que solo el Gobierno internacionalmente reconocido establecido en Tobruk ha confirmado hasta el momento su asistencia.

    El Ejecutivo de Trípoli, considerado rebelde, es el mas reticente a aceptar el plan de paz propuesto por el propio León semanas atrás tal y como actualmente está, ya que cree que es una mera maniobra para ganar tiempo que no soluciona los problemas de base.
    A este respecto, León insistió hoy en que es urgente que ambas partes acepten "renuncias dolorosas", ya que el espectro del colapso financiero y el fortalecimiento de la rama libia del grupo yihadista Estado Islámico (EI) han colocado el país escasos centímetros del abismo.
    "La inseguridad financiera y la presencia de la rama del EI debe unir a ambas partes en conflicto", agregó León.
    Libia es víctima de la guerra civil desde que en 2011 la comunidad internacional contribuyera a derrocar el régimen dictatorial de Muamar al Gadafi.
    Desde hace meses, dos gobiernos, uno considerado rebelde establecido en Trípoli, y otro internacionalmente reconocido con sede en Tobruk, luchan por el poder apoyados por milicias islamistas y militares del antiguo régimen.
    En los últimos meses, la rama libia del EI ha consolidado su posición en la ciudad de Darna, en el este del país, y avanzado hacia la localidad central costera de Sirte, a unos 250 kilómetros de Trípoli, donde ya dominan algunos barrios.
    El pasado viernes, los yihadistas ocuparon la base militar de Al Qardabiya, desde la que se controla el aeropuerto civil de Sirte, en la costa mediterránea, informó a Efe una fuente de seguridad.
    Testigos afirmaron que su bandera negra ondea ya en sus edificios y en las proximidades de las ruinas de lo que un día fue el proyecto megalómano de Gadafi - el gran río artificial- y que aviones afines al gobierno internacionalmente reconocido en Tobruk bombardearon las zonas yihadistas, sin lograr expulsarlos.
    Dias atrás atentaron, además, en la ciudad de Misrata, último gran bastión de resistencia antes de llegar a la capital y lograron avances militares en Bengazi, segunda ciudad del país y escenario desde hace un año de fieros combates entre las fuerzas leales a los dos gobiernos en disputa.

    ResponderEliminar

  9. Un caos que hace añorar a Moamar Gadafi

    Se cumplen cinco años del asesinato del dictador libio

    ROSA PAÍNO
    REDACCIÓN / LA VOZ 21/10/2016 07:45
    Hace cinco años Moamar Gadafi se convirtió en el tercer dictador árabe en caer y el primero en ser linchado. Con su muerte se daba por finalizada la guerra civil y las capitales de Occidente celebraba un nuevo triunfo del pueblo contra una dictadura -facilitado por los bombardeos liderados por Cameron y Sarkozy- en aquel sueño de democracia que se llamó la Primavera Árabe. Los conocedores del mundo árabe solo vieron un grave riesgo de guerra civil. Abierta la caja de Pandora, el sueño de un régimen democrático chocaba con los intereses de la maraña de tribus que solo el férreo régimen de Gadafi había sido capaz de controlar con un frágil equilibrio entre lealtades y traiciones, a imagen y semejanza del que Sadam Huseín había tejido en Irak.

    Cinco años después, Sirte, la ciudad natal de Gadafi, es un nido de yihadistas a tan solo 300 kilómetros de Europa. Hace dos días, el Mando África de Estados Unidos (Africom) daba cuenta del incrementó de los bombardeos contra el bastión del Estado Islámico, tras seis meses de dura ofensiva. La filial libia del califato cuenta con entre 4.000 y 6.000 combatientes, el doble de los que tenía hace apenas año y medio. Ha crecido al mismo ritmo que la guerra en este Estado fallido, donde los traficantes de personas campan a sus anchas mandando al Mediterráneo a miles de inmigrantes en endebles y saturadas lanchas.

    El caos libio se agudizó aún más el pasado fin de semana tras el intento de derrocar al Gobierno de unidad nacional a cargo de Fayez Serraj, el último intento de las grandes potencias y la ONU para estabilizar Libia. Ahora mismo, en el país hay tres gobiernos: dos en Trípoli y otro en Tobruk, que domina las regiones del este y controla los principales recursos petroleros. El general Jalifa Haftar, que exmilitar de Gadafi y dos décadas después su principal opositor, se ha convertido en el máximo escollo para la paz. Apoyado por El Cairo, Haftar ha boicoteado una y otra vez el proyecto de la ONU y su único objetivo es instaurar una dictadura a semejanza del presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi.

    La economía lleva años cayendo en picado. Los campos petroleros solo producen una quinta parte de su capacidad y la exportación se ve alterada por los continuos enfrentamiento armados.

    Los libios soñaban con un futuro mejor sin Gadafi. Hoy sus expectativas son mucho más modestas. «Vivir seguros, disponer de electricidad, de combustible, de un salario y enviar a los niños al colegio. No pedimos nada más», resumía a France Press Mahmud, un tripolitano de 35 años.

    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/internacional/2016/10/21/caos-anorar-moamar-gadafi/0003_201610G21P26993.htm

    ResponderEliminar
  10. Entrevista a Julian Assange

    https://www.youtube.com/watch?v=z0HLChozRek


    ResponderEliminar

  11. El secuestro aéreo de Malta, un efecto colateral del caos libio

    Tres gobiernos y numerosas milicias se disputan el territorio y facilitan la infiltración de fuerzas yihadistas


    JUAN CARLOS MARTÍNEZ
    REDACCIÓN / LA VOZ 24/12/2016 05:00

    El secuestro del avión llevado a Malta por dos seguidores de Muamar Gadafi ha tenido un móvil incierto: la liberación de Saif al Islam, hijo del extinto líder de la revolución del país norteafricano, para fundar un partido gadafista. Incierto porque no se sabe qué ha sido del, en su día, heredero del régimen, reclamado por la Corte Penal Internacional como criminal de guerra, condenado (en ausencia) por un tribunal constituido bajo la protección del Gobierno de Trípoli y supuestamente liberado hace unos meses por quienes lo tenían prisionero, la milicia de la ciudad de Zintán, una población que mantiene, como otras ciudades y regiones libias, sus propias leyes y sus fuerzas de defensa. Algunas fuentes africanas creen que Saif podría estar muerto.

    El país ha vuelto a la organización (si puede llamársele así) tribal previa al golpe de Estado de 1969. La rebelión del 2011 y la intervención de fuerzas internacionales no han generado una democracia moderna; pero sí han logrado destruir lo que Gadafi había edificado: dotar de una identidad nacional a las distintas fuerzas preexistentes y someterlas a unas instituciones centrales. Así, el país es hoy el paradigma de un Estado fallido.

    Libia está teóricamente gobernada por un Ejecutivo de unidad nacional presidido por Fayez Serraj, con sede en Trípoli, ante el que se han acreditado embajadores de distintos países europeos. Pero el Gobierno preexistente, nacido tras la primavera árabe y que debía dar paso al que surgiría de las elecciones, ha considerado inconstitucional al nuevo Ejecutivo y se mantiene fuerte en Tobruk, en la Cirenaica. Otro presunto gobierno rebelde ha surgido en la Tripolitania.

    Las principales ciudades del país se comportan como ciudades Estado. Las milicias de Zintán, de carácter nacionalista y aliadas del Gobierno, controlan una amplia zona próxima fronteriza con Túnez. Las de Misrata (denominadas Amanecer Libio), ciudad situada a unos 200 kilómetros al este de Trípoli, herederas de la oposición islamista al antiguo dictador, dominan la mayor parte de la región de la capital.
    Caos
    En el área centrooriental de la costa, la Guardia de las Instalaciones Petroleras, en su día una fuerza especial del Ejército del país, se ha convertido de hecho en una milicia compuesta por unos 27.000 soldados. El Gobierno de Tobruk dispone del llamado Ejército Nacional de Libia, pero una parte de él, bajo el mando del general Jalifa Haftar, actúa de forma casi independiente y se resiste a la unificación de los dos Ejecutivos principales. En el sur, cuerpos tribales como los de los tuareg y los tubu defienden sus territorios con las armas.

    Este caos ha sido aprovechado por fuerzas yihadistas, principalmente el Estado Islámico, pero también Ansar al Sharia o el Consejo de los Revolucionarios de la Shura de Bengasi, para implantarse y extender el terror en las ciudades.
    Pero la dispersión de fuerzas aún no ha llegado al culmen: falta, al parecer, el partido gadafista que pretendían crear los secuestradores de Malta.

    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/internacional/2016/12/24/secuestro-aereo-malta-efecto-colateral-caos-libio/0003_201612G24P4991.htm

    ResponderEliminar