nâo é por acaso Luis

nâo é por acaso Luis: (www.astormentas.com)
Poema ao acaso


segunda-feira, 16 de abril de 2018

O trío de Notre Dame May

Foto: EFE - https://www.lavozdegalicia.es/video/internacional/2018/04/14/miles-sirios-salen-calle-apoyar-bashar-al-assad/0031_2018045770327719001.htm

¿Para qué atacar Siria?

JOSÉ JULIO FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ 
6/04/2018 07:30 H

Las ínfulas bélicas de los neocón que controlan el Gobierno estadounidense, unidas al errático pensamiento de su presidente Trump y a los intereses económicos de las grandes empresas, conforman un cóctel intervencionista muy preocupante. Este cóctel lo alimenta la extraña necesidad ética de ser gendarmes del mundo. Pero lo más sorprendente en apariencia es que, en un nuevo acto de seguidismo, el Reino Unido y Francia se hayan sumado a la operación de este fin de semana. Digo en apariencia porque las antiguas potencias coloniales de Oriente Medio siguen moviéndose por oscuros intereses en esa zona.

Estados Unidos ya ha atacado de manera directa al régimen de Bachar al Asad en varias ocasiones. Las más relevantes en abril del año pasado y este fin de semana, en ambos casos como respuesta a presuntas agresiones químicas gubernamentales. De todos modos, hay cosas que no encajan. Pensemos en el último ataque. La razón oficial del mismo semeja un mero pretexto (que a lo mejor se lo cree Trump, ojo). Por un lado, si se atacaron realmente depósitos de armas químicas, ahora habría nubes contaminantes, que no las hay. Y por otro, llama demasiado la atención que el ataque se produzca justo antes de que los expertos de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) comenzaran sus trabajos para reunir pruebas del uso de armas químicas en Duma. Además, se insiste de forma intensa en que hay pruebas, pero no se muestran a la opinión pública, cuando ello puede hacerse sin delatar las fuentes de tales pruebas.

El estado del conflicto
Por ello nos aventuramos a esgrimir la que entendemos ha sido la razón principal del air strike: enviar al eje chií iraní un mensaje político, más que militar, que sirva también para que Trump-May-Macron aligeren sus urgencias internas. No olvidemos que los intereses económicos que nos presiden hacen que Occidente tenga en Arabia Saudí un estrecho aliado. Conviene tranquilizar a los Saud ante los avances de Irán. El eje saudí ha encontrado un inesperado aliado en Israel, país democrático, archienemigo de los persas y con el gatillo más ligero que los estadounidenses. No parece que se vaya a aceptar una zona de control chií desde Teherán hasta el Mediterráneo. Esta es la razón principal por la que EE.?UU. apoya a los kurdos del noreste sirio (defendiéndolos incluso de los mercenarios del Grupo Wagner). Y por eso Estados Unidos no apoyó a los mismos kurdos del YPG en el noroeste (Afrín) ni trató de persuadir a su incómodo aliado turco de que no ocupara ese cantón.

En todo caso, no debemos equivocarnos en cuanto a la naturaleza del ataque. No es un ataque legítimo porque no estaba autorizado por las Naciones Unidas. El que diga lo contrario trata de manipular a la opinión pública.

Comenzamos con los neocón de USA, y acabamos con ellos. Su falta de formación les impide saber que Al Asad es la única garantía hoy en día de la libertad religiosa en Siria. ¿No es esta libertad uno de sus leitmotiv? Los patriarcas cristianos de la zona han condenado ayer de manera muy dura estos ataques aéreos, que envalentonan al yihadismo. ¿Será un sueño el fin de este conflicto?

José Julio Fernández Rodríguez es director del Centro de Estudios de Seguridad (Ceseg) de la USC



En la guerra siria llueve sobre mojado
   
XOSÉ LUÍS BARREIRO RIVAS 
16/04/2018 07:37 H

La guerra de Irak también se inició tras una investigación, auspiciada por la ONU, en la que quedó probado que el arsenal químico de Sadam Huseín ponía en riesgo al mundo entero. Antes de bombardear Bagdad, nos mostraron las fábricas ambulantes que eran capaces de fabricar ántrax y fosgeno a partir de leche merengada y orina de camello. Y hasta el prestigioso general Colin Powell se atrevió a comparecer en la ONU, con un frasco de 4 cm3 de agua destilada, para informar de que aquel líquido incoloro era suficiente para escribir otro Apocalipsis en el metro de Nueva York. El balance final -después de cien mil muertos, cuatro millones de desplazados y un Estado aniquilado- se resume en que todo era mentira, y que solo había sido una disculpa para que George W. Bush no se fuese de la Casa Blanca sin una guerra con la que adornar su historia.

Los que bombardearon Siria en la madrugada del sábado eran estos mismos, a los que debemos creer que el Gobierno de Siria tiene capacidad para fabricar un gas de expansión controlada, que no deja rastros evidentes de su uso, con el que Al Asad invita a todos los halcones de Occidente a bombardear sus bases y arsenales. Y por eso proclamo que, no teniendo ningún argumento sólido para negar que Al Asad gaseó a su propia población, tampoco los tengo para creer que Trump es mejor que Bush, May mejor que Blair y Macron mejor que Aznar.

La defensa humanitaria de los sirios solo tiene dos caminos: parar la guerra, o acabarla. La utopía de pararla la impulsa el papa. Y la realpolitik de acabarla -con una interesada victoria- solo la defiende Putin. Los demás -o sea, los nuestros- solo intentan arbitrar la masacre para que la guerra no se acabe antes de picar toda la carne, mientras el tiempo y la destrucción juegan a favor de unos turbios intereses que ya se pueden adivinar detrás de la tercera carambola. Por eso debemos desenmascarar estas maniobras que -después de «salvar» a Afganistán, Libia e Irak- siguen insinuando que prolongar las guerras es más justo que ganarlas.

Decía Martí Baró, el jesuita asesinado con Ellacuría, que, aunque los sesenta y cinco años de guerra que sufrió El Salvador no generaron más muertos que el bombardeo de Dresde -que duró una noche-, sus efectos destructivos fueron mucho más graves, porque el tiempo durante el que un país se destroza, se deseduca, se emponzoña y se acostumbra a la violencia puede durar décadas, y sus efectos sociales, que no los materiales, se extienden a varias generaciones que viven una paz solo aparente. Pero Trump no leyó a Martí Baró, aunque su tesis, defendida en Madison, estaba escrita en inglés. Y por eso es probable que insista en salvar a los sirios a base de misiles que, en vez de ser lanzados para acabar la guerra, solo intentan prolongarla. Y nosotros seguiremos así, tan panchos. Porque, en los días que vive Occidente, hablar de sutilezas es lo mismo que llorar.

Comentarios

rfbu1023  -  AMES    HACE 4 HORAS.

Lo leo ... y no lo creo. Sí; en efecto, lo leo y no me lo creo: Un periodista honesto que, lejos de repetir las mismas consignas comunes que nos repiten todos los medios, se atreve a proclamar una evidencia, no ya de primero de periodismo si no de primero de sentido común:  El sin sentido de una agresión con armas químicas cuando la situación está ganada; sin sentido que se convierte en absurdo cuando la consecuencia de ésto es la intervención de EEUU. 
Enhorabuena, todavía queda algún periodista independiente que dice lo que opina a contra corriente y no trata a los lectores como seres mamipulables sin capacidad de análisis.


O carrabouxo - http://www.carrabouxo.es/2018/04/16/carra15-4-18/





Corbyn persiste en sus críticas a May y reitera que el ataque no tiene "base legal" - (LVG)



Comey tilda a Trump de mentiroso y machista y lo compara con un jefe de la mafia
El exdirector del FBI asegura que el presidente no está “moralmente” capaciado para el cargo

E/.-16.08.2018.14.56.-/-P/.-/_K/.- ( )/

sábado, 14 de abril de 2018

Na patria de Beethoven, bebendo "Lütt un Lütt", confunden




 ... churras con germanas,

La insufrible ofensa de los jueces alemanes

ROBERTO L. BLANCO VALDÉS 
13/04/2018 05:00 H

Amedida que vamos conociendo mejor la resolución del tribunal de Schleswig-Holstein, se hace más irritante la ignorancia y ligereza con que, como elefante en cacharrería, ha adoptado aquel una decisión trascendental, dominada por los prejuicios contra España -tan perniciosos como infundados- y un increíble mal hacer profesional. Y, por ello, crece a paso de gigante la terrible sensación de que España debe ser para los jueces alemanes encargados del asunto algo así como Zimbabue. Como Zimbabue, porque parece que nuestro país estuviera en otro continente y a muchos miles de kilómetros de distancia de la patria de Beethoven. 


Ya no se trata solo de que el tribunal del land se atreva a juzgar las presuntas conductas delictivas de Puigdemont, ¡lo que solo corresponde a nuestros jueces!, y dicte una resolución descabellada en la que se permite entrar en él fondo del asunto, violando con ello, además de la filosofía en la que se basa la euroorden, la letra de sus normas, especialmente la Decisión Marco del Consejo de 13 de junio del 2002 relativa a la orden de detención europea y a los procedimientos de entrega entre Estados miembros.

Se trata de que para justificar la supuesta ausencia de violencia según los parámetros de la jurisprudencia alemana -irrelevantes una vez constatada la existencia de un tipo penal equivalente en Alemania al de nuestra rebelión-, los jueces del land se atreven también, con una osadía solo comparable a su desinformación, a proclamar que los actos de secesión de Cataluña «no pueden considerarse más notables en cuanto a su carácter, alcance y efectos» que los disturbios acaecidos en Fráncfort en 1981, cuando unos ecologistas se opusieron por la fuerza a las obras de ampliación de un aeropuerto que afectaba a una reserva natural.

Lo dicho. ¡Como si nuestro país fuera Zimbabue! Para entendernos: los actos sediciosos de un Gobierno y un Parlamento regionales, que, a lo largo de más de un año, violaron flagrantemente la Constitución desobedeciendo con berroqueña contumacia las sentencias reiteradas de los tribunales de Justicia, organizaron un referendo ilegal con motivo del cual se produjeron gravísimos actos de resistencia activa y pasiva y de violencia, y declararon luego por dos veces la independencia y la república son equivalentes para los jueces de Schleswig-Holstein (land conocido por su Lütt un Lütt, cerveza con una pequeña porción de Schnaps) a la acción de unos ecologistas que en un aeropuerto se enfrentaron a la policía, levantando barricadas en llamas y usando cócteles molotov.

Ante tal despropósito, absolutamente inadmisible, el Gobierno de España, confundiendo las churras con las germanas, se ha limitado a decir que, como siempre, respeta las sentencias judiciales. Que actúe así con los jueces españoles es lo que cabe esperar de cualquier Gobierno democrático. Que lo haga con una sentencia tan demencial, de unos jueces alemanes, que da alas a la secesión, resulta sencillamente inconcebible.

Comentarios:

FranciscoX  -  A Coruña  HACE 21 MINUTOS.  / 08:32
Respecto, según.  Conclusión: as sentencias xudiciais se respectan se me gustan, senon se desprecian. Está ben sabelo.

Master en ranas y mamandurrias  -  VILALBA   HACE 33 MINUTOS.
Estimado Sr. Blanco Valdes  Entramos en Europa con todas as vantaxes e todas as obrigas. Estamos suxeitos a armonizar todas as esferas de funcionamento dende o comercio, a agricultura, industria educación e por suposto a xusticia non esta exenta desa armonización europea, e menos mal por que si non fose así hoxe as carceles estarían cheas de tuiteros, titiriteros e raperos en vez de corruptos. Muy atentamente un saudo.

Yato Kéfondo  -  Venezuela   HACE UNA HORA.
No entiendo entonces por qué  España con Falciani en su día dijo que en España no existe el delito de revelación de secretos bancarios y no lo entergó a la justicia de Suiza. Suiza que yo sepa tampoco es Zimbabue y aquí se obró cómo si lo fuese en agradecimiento a un delincuente . Ahora al escaparse allí una independentista catalana, los suizos lo que hicieron en lugar de entregarla fué emitir una nueva euroorden contra Falciani. Y mira por dónde ahora si lo detuvieron con intención de extraditarlo. Vaya, vaya, que casualidad no? Y luego dicen que no está politizada la justicia? ¡¡Venga ya!! Hay demasiados jueces que bailan al son que les tocan. Los jueces alemanes hicieron muy pero que muy bien.

MRKK  -  MADRID   HACE UNA HORA.
No tiene razón Un pequeño comentario Sr. Valdés. El nivel de violencia que hubo en Cataluña el 1 O fue el que todos hemos visto y por lo que se dice que hay rebelión con violencia. ¿cual habría sido el grado de violencia si no hubiesen partcipado las fuerzas de orden público. Por supuesto que las fuerzas del orden no tienen ninguna culpa mas allá de alguna rara excepción pero los que los mandaron alli, sí. ¿Ud. ha visto las escenas de Frankfurt? Según Ud. ¿cuando un país pide la extradición no existe ningún motivo para negarla? Dice Ud. que nos tratan como Zimbawe, ¿Ud. cree que en Zimbawe es mas barato sacar un Máster que para un político español? Ya sé que no hablamos de lo mismo pero si hablamos de Zimbawe.

pblo1826  -       HACE UNA HORA.
Intolerable La ley está para cumplirla, salvo que no me guste que entonces critico a los jueces. Quienes se creeran estos alemanes? Vayamonos de Europa pero ya, y que se queden Cataluña!

Furnerakis  -  Cambre   HACE 3 HORAS.
Eu tamén fago o mesmo. Cando non me gusta unha sentenza, poño a caldo ao xuíz. Cando me gusta, pido aos outros respecto polas decisións xudiciais.

... e Espanha com Zimbabue 


A quem se lhe diga!

Comentarios:
Moza  -  A CORUÑA   HACE 9 MINUTOS.
Hagamos un brexit.  Llega un punto en el que estamos hartos de Alemania y sus chorradas.

lism6513  -  Pangea   HACE 19 MINUTOS.
Gracias Profesora. Por éste gran artículo, que es una auténtica clase magistral. Se podrá decir más alto, pero no mejor y más claro.
+ Freix.es com Freixe.net

Macron diz que decisão sobre ataque na Síria vai ser tomada “nos ...   2d
Trump, May y Macron, listos para bombardear Siria - El Español           1d



E/.-13.04.2018.08.32.-/-P/.-/-K/.- ( )/

sexta-feira, 13 de abril de 2018

Brasil e Lula



Lula para principiantes


lula

Brasil no es para principiantes, sostuvo con su poética despiadada Tom Jobim.
Entender este país exige una inmensa capacidad de imaginación sociológica. El Brasil de hoy conserva sus marcas históricas, la sociogénesis de un pasado que revive día tras día en la prepotencia de sus élites, en la persistencia de sus estructuras esclavistas y en un sistemático desprecio hacia la democracia y hacia los derechos de casi todos sus habitantes, transformados en extranjeros dentro de una nación sin patria.
La historia de Brasil ha sido modelada a golpes y engalanada por narrativas indulgentes que han pretendido explicar lo inexplicable. En definitiva, aunque todo funcione mal, Dios y la alegría son brasileños. ¿Qué más se puede pedir?
Un país cuya independencia fue proclamada por un príncipe, hijo del rey de Portugal, que se consagró emperador “constitucional” y defensor perpetuo del país. Una nación independiente que nació como imperio. Un imperio que permanece hasta hoy gobernado por sus dueños.
Así, la democracia ha sido una excepcionalidad en la historia brasileña. A falta de democracia política y social, Brasil inventó la “democracia racial”, una ficción doctrinaria que bien podría haber servido para construir el imaginario de una sociedad igualitaria, pero que se transformó en el mito que oculta un racismo institucional que transforma a millones de seres humanos en sujetos del desprecio y la exclusión. En la segunda nación con mayor población negra del planeta, la historia la escriben los blancos, el poder y la riqueza la acumulan los blancos, las oportunidades las secuestran siempre los blancos. Los blancos, esos que viven indiferentes ante la violencia y la segregación de los ciudadanos y las ciudadanas silenciados, invisibilizados, abandonados: pobres, negros, campesinos, indígenas, mujeres y niñas violentadas, violadas, seres humanos sin techo, sin tierra, sin nombre, sin derechos.
Brasil, un país continental, repleto de golpes. Y de mentiras. Cuando el régimen militar derrocó al presidente democrático João Goulart, en 1964, prometió restablecer el orden institucional en apenas un día. Permaneció en el poder 21 años. El primer editorial de diario O Globo, después del golpe, sentenciaba: “resurge la democracia”.
Y la democracia resurgió, pero dos décadas más tarde, sustentada en una ley del olvido y de la impunidad frente a los crímenes militares. Nadie sería juzgado. Nadie condenado. El poder se delegó en un presidente elegido de forma indirecta, sin el voto popular, que murió antes de asumir el cargo, transfiriendo así el mandato a un cacique inexpresivo y gris, con aspiraciones de poeta mediocre y heredero feudal de una de las regiones más miserables del país. La democracia quiso resurgir, pero no pudo.
Recién en 1989 se realizarían las primeras elecciones presidenciales desde 1960. Durante casi 30 años, Brasil había conseguido vivir al margen de la más diminuta e imperceptible democracia representativa. Sus élites, sin embargo, explicaban que el período de excepción dictatorial había constituido un verdadero “milagro”, y así comenzó a ser llamado el particular proceso por el que una nación que llegó a crecer más de 30% en apenas un año, pudo transformarse al mismo tiempo en una de las sociedades más injustas y desiguales del planeta.
La ruptura
La historia brasileña desde los años 90 es, más o menos, conocida. Fernando Collor derrotó a Lula con el apoyo solidario de la Red Globo. Collor fue destituido y asumió Itamar Franco, que no hizo casi nada, aunque era bonachón y solía fotografiarse cerca de muchachas sin ropa interior, lo que hizo pensar a muchos que se trataba de un buen presidente. A Itamar lo sucedió el príncipe de los sociólogos, Fernando Henrique Cardoso, que también derrotó a Lula y exigió que, quienes conocían su pasado, olvidaran todo lo que había escrito. En 1998, Lula volvió a ser derrotado por Fernando Henrique, que además de avanzar en un plan de privatizaciones, nunca revirtió y, en algunos casos, empeoró las ya deterioradas condiciones de vida de los más pobres. Durante sus dos mandatos, la pobreza creció o se mantuvo estable, alcanzando, en 2002, al 31,8% de la población. Ese año, Lula ganaría finalmente las elecciones presidenciales.
El ocaso del gobierno Cardoso significó el agotamiento o, por lo menos, el profundo deterioro de un modelo de acumulación y dominación que había imperado desde la transición democrática. A pesar de la crisis del régimen, las élites brasileñas confiaban en que Lula no significaría una amenaza a sus intereses corruptos y mezquinos. Razones tenían. El ex líder metalúrgico, había escrito una carta al pueblo brasileño en la que prometía no amenazar la riqueza y las propiedades de los más ricos, sino desarrollar un programa de inclusión social que sería beneficioso para el país. Si le creyeron porque no les quedaba otro remedio o porque confiaron en que, finalmente, lo habían derrotado, no podremos saberlo. Lo que sí sabemos es que el ex líder metalúrgico no mintió y desarrolló un inédito programa de reformas sociales cuyos resultados fueron excepcionales.
La pobreza bajó significativamente, reduciéndose en 12 años más del 73%. La llamada pobreza crónica pasó del casi el 10% al 1%. Todos los sectores sociales aumentaron sus niveles de ingreso. Los más ricos, por ejemplo, 23%. Pero los más pobres, 84%. Brasil dejó de ocupar el humillante mapa del hambre de la FAO, ampliando oportunidades y condiciones de bienestar hasta entonces inimaginables entre los sectores más pobres del país.
Pero los grandes indicadores sociales, educativos y económicos, en definitiva, el excelente desempeño de su gobierno, no fue lo que dotó a Lula de inmenso reconocimiento y aprobación. Lo que lo transformó en un verdadero mito, en una personalidad de culto y admiración por parte de los sectores populares, fue el carácter fundacional que adquirió su mandato. Los pobres pueden no codificar la sociología o la economía con los encriptados códigos teóricos de los intelectuales, pero no por eso son menos sutiles y perspicaces a la hora de comprender su propia realidad social.
Los pobres saben, por ejemplo, que el ingreso tiene que ver con sus capacidades y oportunidades de bienestar. Así, operacionalizan esta evidencia en indicadores muy concretos, por ejemplo, tener o no acceso a mayores y mejores niveles educativos, tener posibilidades de acceso al crédito que permite comprar una casa propia o algunos bienes de consumo básicos, tener energía eléctrica, cloacas, agua potable y, cuando exageran en sus aspiraciones de bienestar, poder viajar a visitar sus seres queridos en avión.
Todo esto, que constituye un inventario de derechos y oportunidades básicas en cualquier república moderna, nunca había estado al alcance de millones de brasileños y brasileñas. El gobierno de Lula, y posteriormente el de Dilma, ofrecieron, por primera vez, la oportunidad efectiva de sentirse ciudadanos y ciudadanas a un inmenso contingente de personas que habían sido despreciados, descartados y humillados por unas élites que fingían desconocer su existencia como sujetos de derechos o como simples seres humanos con necesidades elementales nunca satisfechas.
Lula vino a reparar esta injusticia histórica. Y lo hizo con una enorme capacidad de gestión y ejerciendo un fuerte liderazgo político, dentro y fuera del país.
La avasalladora fuerza de Lula tomó de sorpresa a unas élites indolentes e ignorantes que suponían que un obrero metalúrgico sin instrucción universitaria fracasaría en su afán de dirigir los destinos de la décima potencia económica del planeta.
En una década, Lula y Dilma, redujeron en 53% el déficit de acceso a la vivienda digna. Construyeron más de 1 millón 700 mil casas populares, universalizaron el acceso a la energía eléctrica (en un país con una inmensa desigualdad energética), aumentaron significativamente el porcentaje de domicilios con acceso a agua, duplicaron la matrícula universitaria, construyeron más universidades y escuelas técnicas que en toda la historia del país hasta el 2002. Todas estas políticas fueron el resultado de poner a los pobres en el centro del presupuesto nacional, beneficiaron especialmente a la población rural, a las mujeres, los jóvenes, las comunidades indígenas y la población negra.
Si quisiéramos entender Brasil con ojos argentinos, aunque con enormes diferencias y especificidades históricas, deberíamos pensar que Lula cumple un papel mucho más cercano al que Perón ejerció desde 1946, que al de Néstor Kirchner desde el 2003, ante la crisis del 2001. El presidente Kirchner tuvo un papel excepcional en fundar las bases de una república construida sobre los pilares de la igualdad, los derechos humanos y la justicia social. Lo hizo con una gran capacidad de gestión, gobernando un país en ruinas, pero teniendo como referencia un imaginario y una historia que pretendía ser recuperada o refundada.
Lula no. Lula es el fundador. El gran arquitecto democrático de un Brasil, que nunca existió.
La poderosa y contundente consigna de que “la patria es el otro”, es la emotiva síntesis de una década de realizaciones que hemos conquistado colectivamente. La síntesis que gana sentido y referencialidad en un pasado común y se encarna de manera viva en la necesidad de construir un nuevo presente. Es el pasado que se proyecta y se espeja en nuestros grandes líderes democráticos históricos (Yrigoyen, Perón, Evita, Cámpora, Alfonsín), así como en las víctimas de la dictadura y en nuestras heroicas madres y abuelas. Es el futuro posible, ante la existencia de un pasado real.
Más tarde
Brasil no tuvo ese pasado. Ni ningún otro comparable. Medio siglo más tarde que la Argentina, Brasil cumplió el mandato que muchas veces les ha cabido en América Latina a los gobiernos populares: ser las administraciones que instalan, construyen y defienden un orden republicano, modernizador y democrático, frente a la barbarie predatoria que imponen unas élites del atraso que siempre parecen tener nostalgia de la Edad Media.
Lula funda el Brasil republicano. Es el líder que no está dispuesto a aceptar que no haya espacio para todos y todas en un país de iguales. Y el que, sin tapujos ni remordimientos hipócritas, no tiene miedo de decir que aspira a que todos vivan mejor, que los pobres puedan comer bien, vivir bien, tener sus hijos en las universidades, ser propietarios de las casas en las que viven. Lula no aspira a ser un hippie con onda, predicando una crítica desenfocada a los bienes de consumo. Porque sabe que de ellos depende la posibilidad de hacer de la vida digna una oportunidad efectiva y no una falsa promesa.
¿Por qué el juez Moro encarcela a Lula sin otra prueba que su propia convicción? Porque ha sido la estrategia que el poder financiero (improductivo y predatorio), el gran monopolio comunicacional que es la Red Globo, y sectores políticos conservadores (entre ellos, el del ex presidente Fernando Henrique Cardoso) han encontrado para acabar con lo que creen ser un antecedente inaceptable para ese Brasil egoísta y mezquino cuyos privilegios siempre han preservado. No aceptan que Lula vuelva al poder. Creyeron que el golpe contra Dilma Rousseff lo hundiría. Se equivocaron. Ahora creen que, encarcelándolo, podrán silenciarlo. También se equivocan.
Quieren acabar con ese metalúrgico porfiado y persistente que parece no estar dispuesto nunca a rendirse y entregar las armas de la dignidad, la confianza en la política y la certeza en el valor de las movilizaciones populares. Pero también quieren acabar con todos los Lulas que están por venir. Quieren acabar con lo que consideran un virus fatal contra sus privilegios y su impunidad corrupta: la posibilidad de que muchos y muchas puedan pensar que, si alguna vez un metalúrgico sin escuela, nordestino y pobre, pudo gobernar el país, otros y otras como él podrán hacerlo.
Están encarcelando a Lula, encarcelan una idea. Aspiran a encarcelar el futuro. No podrán. No habrá espacio en las cárceles para esa multitud de hombres y mujeres libres, que seguirán luchando por la construcción de un futuro que les pertenece y nadie podrá robarles.
Pablo Gentili es el Secretario Ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.
Publicado originalmente en: Página 12. 
  Lula para principiantes   

E/.-12.04.2018.08:08.-/-P/.-/-K/.- ( )/

quarta-feira, 11 de abril de 2018

Muralhas de papel

Foto: https://www.viajejet.com/civilizaciones-antiguas-del-mundo/la-gran-muralla-china-y-la-dinastia-qin/

1978



-  etapa de transição  -


2018
ALY SONG / REUTERS

A tasa de analfabetismo em China reduziuse de 80% em 1949 para 3% em 2018

Então?

Fotos: http://sinografia.blogspot.com.es/2011/04/o-que-e-dazibao.html

"Tigres de papel"
"Trump dobla la apuesta contra china con otros 100.000 millones de dolares" - LVG

https://knoema.es/atlas/China/topics/Educación/Alfabetización/Analfabetismo-en-jóvenes
ENTREVISTA: Reforma y apertura, eje de la prosperidad de China ...
Área económica China - Estudios Internacionales  - pax 30-31
http://spanish.china.org.cn/china/txt/2011-03/02/content_22035614.htm

E/.-06.04.2018.10:40.-/-P/.-/-K/.- ( )/

sábado, 7 de abril de 2018

e agora... desamparados

- E que se podía esperar dun país que para dar as grazas diz TANKE

"La UE no pasará de ser una trapallada jurídica mientras tenga veintiocho sistemas judiciales...

Por eso Puigdemont se va de rositas, protegido por picapleitos y distingos judiciales...

"... cómo lograr que una Alemania que no habría tolerado ni el primer paso del procés descubra la violencia que subyace en el hecho de sublevar una parte del Estado contra su integridad constitucional, cosa que, en buena lógica, le debe parecer irrelevante... a un país que, para dar las gracias, dice tanke. 

La Justicia europea depende más de las traducciones, los intérpretes y los funambulistas trasnacionales que de los hechos y los derechos. Y así -creo- no vamos a parte alguna. 

Este Babel terrorífico se refuerza, además, con veintiocho sistemas mediáticos estatales y sesenta regionales, que, en vez de apostar por la unidad y a la coherencia de la UE, prefieren atizar sin pudor la algarada localista, y sustantivar las anécdotas y banalizar las categorías...

Porque estamos creando una Europa de fariseos, que no defiende solidariamente sus constituciones, y que acabará produciendo más puchdemones que hongos venenosos y avispas velutinas."

Xosé Luís Barreiro Rivas
http://www.carrabouxo.es/2018/04/06/carra5-4-18/

E/.-07.04.2018.14:19/.-/P_/.-/-K/.- ( )/

ACTUALIZACIÓN:  08 ABR 12:15
Arturo Pendragon  -  Friol  -  HACE UN DÍA.
Que sigan así...  ...a Europa le quedan 4 telediarios.

bg-l7435  -  A Estrada  HACE 2 DÍAS.
Venezuela  Esto parece Venezuela, por certo XL. Barreiro foi condenado cando era Vicepresidente da Xunta, e agora da leccions de etica, vese que funciona a reinserción.

"... ¡sin juicio!,  lo han absuelto! "

Jueces alemanes y complejos españoles

ROBERTO L. BLANCO VALDÉS
08/04/2018 09:58 H

Definitivamente es el nuestro un país acomplejado. Así lo prueban de nuevo las reacciones a la decisión del tribunal de Schleswig-Holstein declarando que Puigdemont no había cometido rebelión y que, por ese delito al menos, no se le extraditaría. Un hecho inaudito que habría levantado en Francia, Italia o Gran Bretaña una formidable polvareda y que ha generado aquí, con raras excepciones, solo dos tipos de respuestas, ambas dominadas por un sentido de culpa vergonzoso.

Primera: la de quienes, con razón, han denunciado los efectos muy negativos que tendrá esa decisión en la lucha que dentro de los estrictos límites del Estado de derecho mantiene nuestra democracia frente a la conspiración sediciosa, insólita en Europa, que pretendía (y aún pretende) acabar por la fuerza con la unidad de España y su forma de Gobierno.

Segunda: la de quienes, también acertando, han señalado que es rotundamente falso que la decisión de los jueces alemanes otorgue de ningún modo la razón al secesionismo: tras negar que exista en España persecución política alguna contra Puigdemont, reconocen los jueces con toda claridad que en el proceso secesionista hubo violencia y que aquella «puede imputarse al acusado como iniciador y defensor de la celebración del referendo».

¿Por qué no conceden, pues, la extradición por rebelión? Porque los jueces consideran que los actos violentos del procés no tenían la naturaleza que se exige en Alemania para apreciar la existencia del delito similar (alta traición) previsto en su Código Penal: a saber, la capacidad de forzar al Estado a rendirse a los rebeldes.

Dicho de un modo que sea comprensible para los legos en derecho: los jueces de Schleswig-Holstein, en una escandalosa extralimitación de sus funciones, que revienta todos los principios en que se basa la euroorden, entran en el fondo del asunto, se permiten apreciar los hechos del caso y resuelven ¡en 48 horas! una cuestión que no les compete en absoluto sobre la que llevan varios meses trabajando en España el juez instructor y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado: la naturaleza de los actos violentos que han tenido lugar en Cataluña. Para más inri, y en unas declaraciones que constituyen un insulto inadmisible, la ministra alemana de Justicia, justificando el increíble proceder de la judicatura germana, se permite leernos las cartilla y desafiar la rectitud de nuestro Estado de derecho.

Esto es lo que, por ese complejo de inferioridad que deja a España a la altura de una república bananera, casi nadie se ha atrevido a decir en voz bien alta: que no se trata solo de que los jueces alemanes no se fíen de nuestro sistema judicial. Que la cosa es, si cabe, mucho peor: su decisión, gravísima e inaceptable, impide que Puigdemont sea juzgado en donde presuntamente ha delinquido porque los jueces alemanes, ¡sin juicio!, lo han absuelto. Una intromisión intolerable en nuestra soberanía con la que no se habrían atrevido si Puigdemont se apellidase Bianchi, Glenn o Arnaud.

bg-l7435  -   A Estrada  -  HACE 31 MINUTOS.
Ingratos Mandamos á DIVISIÓN AZUL , e así o agradecen, os bos españois deben pedir a saída da unión europea .

rmon214  -  Santiago de Compostela  -  HACE 2 HORAS.
Enhorabuena por el artículo tan realista. En otro país los ciudadanos se manifestarían por la intromisión de otro país en sus asuntos vitales. Pero aquí 'semos' así.


- e non perderían o xuizo?

E/.-08.04.2016.12:16..-/-P/.-09.04.2016.14:54.-/-K/.- ( )/

sexta-feira, 6 de abril de 2018

Golpe tras golpe, tot és poc


Un tortazo en toda regla

FERNANDO ÓNEGA
06/04/2018 07:39 H

«Victoria total», decían ayer los independentistas en el Parlamento catalán. Y no era para menos: la Justicia alemana rompió todos los pronósticos -ahora se comprueba que eran muy ingenuos- y le dio un golpe demasiado fuerte a la Justicia española y, con ello, al Estado, y ya veremos si también a la unidad nacional. El secesionismo ganó su primera batalla internacional. La Audiencia de Schleswig-Holstein lo cargó de razón jurídica y se la quitó al juez Llarena y a todo lo que representa: a la Fiscalía, al Gobierno y a los partidos que estaban entusiasmados con la detención y encarcelamiento de Puigdemont y a todas las voces que la habían celebrado. La orden de detención quizá estaba bien fundamentada para España, pero no logró reunir pruebas convincentes de delito de rebelión que en Alemania se pudiera entender como alta traición. 

Escribo esta columna bajo el primer impacto de la noticia y quizá me falte contexto para el análisis. Pero lo que salta a la vista es que España se equivocó en todo. La mayoría nos hemos equivocado en todo, pero quienes tuvieron que decidir se equivocaron en considerar que Alemania era el lugar idóneo para detener al fugado. Se equivocaron en pensar que, como Alemania también tiene problema territorial, iba a comprender nuestras demandas. Se equivocaron al confundir la buena relación política con Merkel y la frialdad de una Justicia independiente. Pero se equivocaron, sobre todo, en las acusaciones de rebelión. El cerco a la Consejería de Economía, los robos y destrozos de los coches de la Guardia Civil, los actos de odio y amenazas a la policía no son violencia para la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein. No hay, por tanto, rebelión. Es lo que podía soñar el expresidente fugado. Es un anticipo de lo que espera a los demás acusados por el mismo presunto delito. Es una fiesta para el independentismo.

El otro delito que la audiencia admite, el de corrupción (malversación de fondos públicos), tendrá una leve pena de cárcel, si la tiene, pero no justifica una larga prisión preventiva. Puigdemont será como otros muchos políticos españoles, andará suelto predicando su república y su rencor a lo español, y el independentismo presentará la malversación como la inversión necesaria para financiar la causa soberanista. Es decir, un héroe elevado a tal categoría por la Justicia alemana, que era la que iba a demonizar al procés y a sus protagonistas.

Y lo que para este cronista resulta más doloroso: tal como se ha planteado el problema, para muchos europeos España queda, efectivamente, como un Estado represor, mientras que quienes quieren romper ese Estado parecen los demócratas. Penoso resultado de la judicialización del conflicto catalán.

   LVG - Un tortazo en toda regla       

E/.-06.04.2018.10:02.-/-P/.-/-K/.- ( )/

terça-feira, 3 de abril de 2018

a media asta, Semana Santa imaginaria

fascinante

ALY SONG / REUTERS

"Al alba, con tiempo duro de levante en tregua", 
começa o operativo militar comandado pela ministra do ramo.


A dama da moratoria diferida dá o sinal no sino,  
e ponse em marcha o desfile funerario comfiado ás tropas de "élite".


Presentem armas!
e Cristo, lá no cimo, dança.

Damas de 'branco inocência', presentes, 

e cofrades gobernamentais, puericantores presentes também no sepelio, 
vocean o hino de combate da Legiâo:

"Soy el novio de la muerte", 
"recuperando assim parte das tradiçôes culturais" do PP, declararam

https://www.youtube.com/watch?v=8XULTHbK5z8
Enquanto isso, genuinos "namorados da morte" foram enviados ao "nordeste"
"presentarem armas" aos catalâes:
Espanha, media asta está de luto

El PP defiende que los ministros cantasen el himno de la Legión


"La Legion es algo mas que desfilar o numeritos con el chopo. La Legion es uno de los cuerpos mas gloriosos de España porque sus hombres dan o darían su vida sin titubear .  
No hay cuerpo militar en el mundo con los cojones tan grandes como los legionarios y el mundo sabe que en España puede que no tengamos el armamento mas sofisticado,  pero soldados valientes nos sobran ... o por lo menos antes, nos sobraban. "

E/.-03.04.2018.11.09.-/-P/.-/-K/.- ( )/