nâo é por acaso Luis

nâo é por acaso Luis: (www.astormentas.com)
Poema ao acaso


quinta-feira, 31 de março de 2011

amigo, excúsame la franqueza



El ex presidente de los EEUU, Jimmy Carter ha rendido visita de 3 días a La Habana, al término de los cuales, en comparecencia ante los periodistas, ha manifestado:

Haber mantenido conversaciones con el presidente de Cuba, Raúl Castro y con diferentes cargos públicos de la Isla, grupos opositores y con el preso norteamericano encarcelado en Cuba, de quien ha defendido su inocencia.

Así como haber tenido un encuentro de viejos amigos con Fidel Castro.

Se ha declarado contrario a la continuidad del embargo de su país contra Cuba, porque no daña al gobierno cubano sino a sus ciudadanos.

Se ha manifestado en favor de la libertad, conforme a las leyes norteamericanas, de los cinco prisiones cubanos en EEUU por haberse infiltrado en grupos de Miami responsables de actos terroristas en Cuba. Ha afirmado tener dudas jurídicas acerca del juicio que los condenó, y ser contrario a la restricción extrema de visitas de sus familiares.

Ha dicho que los EEUU debían retirar a Cuba de la lista de países que auspician el terrorismo puesto que tal acusación "no tiene base alguna, y es una afirmación incierta"

Apostó por que EEUU levante cualquier restricción a sus ciudadanos para viajar a Cuba, y al revés.

La noticia, recogida en todos los medios, en Público motivó mi siguiente comentario:

http://www.publico.es/internacional/368880/jimmy-carter-pide-eliminar-el-embargo-de-eeuu-sobre-cuba


#21 bemsalgado 31-03-2011 01:39

En 2010, "una resolución sobre la necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EE.UU. contra Cuba recibió 187 votos a favor, dos en contra (EE.UU. e Israel) y solo tres abstenciones (Micronesia, Palau e Islas Marshall)", y en años anteriores, anualmente, la ONU viene reiterándose en el mismo sentido, casi unanimemente.

Ésta sí que era una resolución de la ONU democrática y por mayoría, en pro de un gesto inequívocamente de paz y humanitario, y no la resolución del CS, tomada por una absoluta minoría, se mida como se quiera, 10 de 192 países, que autoriza, a todos los países que voluntariamente se presten a ello, para agredir y hacer la guerra contra un país soberano, miembro de pleno derecho de la ONU.

Y resulta que EEUU, desatiende el requerimiento mundial de paz, y en cambio promueve y lleva a cabo, junto con una minoría de países, subordinados suyos sin la más mínima duda, para iniciar una nueva guerra. Y ni más ni menos que cuando su Presidente actual es el último Premio Nóbel de la Paz.

Decir que el ex presidente Jimmy Carter no hace más que prestar oídos, y hacer suyo, a lo que es un clamor mundial, no haría justicia como merece este hombre, que lleva bastantes años dando muestras de un sincero compromiso con la paz y la verdad.

Cuba lo pudo comprobar en su anterior visita, cuando, coincidiendo con la vorágine del inicio la guerra de Irak, desde la administración Busch se lanzaron amenazas contra Cuba acusándola de conexión con el terrorismo internacional y suministro de soporte tecnológico para el bioterrorismo (¿se dice así?).
De hecho Cuba continúa apareciendo en la lista de países terroristas que cada año confeccionan los EEUU. En aquel entonces, su presencia en Cuba y sus enérgicas declaraciones rechazando tales acusaciones de Dick Cheney bastaron para que cesase inmediatamente la campaña propagandística agresiva emprendida contra Cuba sustentada en falsedades.

Algo parecido ocurrió en las elecciones venezolanas, con su seguimiento de las mismas, en las que garantizó su limpieza desautorizando las maniobras que pretendían deslegitimar su elección con propósitos bien claros.

Lo mismo que su presencia y la acción de su Fundación en otros escenarios del mundo con propósitos inequívocamente humanitarios que, es mi opinión, son ajenos a intereses políticos espurios, y menos aún personales.

Él fue también, durante su mandato, el que cumplió con el compromiso de devolución de la soberanía del Canal de Panamá a este país, cuando en EEUU se alzaba voces contrarias a hacerlo. Pese a ello, él firmó con Omar Torrijos, presidente panameños, los acuerdos de devolución del canal.

Por todo ello, de mi parte, thank you Mr. Carter.

----

Al mismo tiempo que transcurría su visita, Fidel Castro hacía pública su última reflexión, esta vez dedicada a la guerra en Libia:

La Guerra Fascista de la OTAN
29 Marzo 2011

No había que ser adivino para saber lo que preví con rigurosa precisión en tres Reflexiones que publiqué en el sitio Web CubaDebate, entre el 21 de febrero y el 3 de marzo: “El plan de la OTAN es ocupar Libia”, “Danza macabra de cinismo”, y “La Guerra inevitable de la OTAN”.

Ni siquiera los líderes fascistas de Alemania e Italia fueron tan sumamente descarados a raíz de la Guerra Civil Española desatada en 1936, un episodio que muchos tal vez hayan recordado en estos días.

Han transcurrido desde entonces casi exactamente 75 años; pero nada que pueda parecerse a los cambios que han tenido lugar en 75 siglos, o si lo desean, en 75 milenios de la vida humana en nuestro planeta.

A veces parece que, quienes serenamente opinamos sobre estos temas, somos exagerados. Me atrevería a decir que más bien somos ingenuos cuando suponemos que todos debiéramos estar conscientes del engaño o la colosal ignorancia a que ha sido arrastrada la humanidad.

Existía en 1936 un intenso enfrentamiento entre dos sistemas y dos ideologías aproximadamente equiparadas en su poder militar.

Las armas entonces parecían de juguete comparadas con las actuales. La humanidad tenía garantizada la supervivencia, a pesar del poder destructivo y localmente mortífero de las mismas. Ciudades enteras, e incluso naciones, podían ser virtualmente arrasadas. Pero jamás los seres humanos, en su totalidad, podían ser varias veces exterminados por el estúpido y suicida poder desarrollado por las ciencias y las tecnologías actuales.

Partiendo de estas realidades, son bochornosas las noticias que se transmiten continuamente sobre el empleo de potentes cohetes dirigidos por láser, de total precisión; cazabombarderos que duplican la velocidad del sonido; potentes explosivos que hacen estallar metales endurecidos con uranio, cuyo efecto sobre los pobladores y sus descendientes perdura por tiempo indefinido.

Cuba expuso en la reunión de Ginebra su posición respecto al problema interno de Libia. Defendió sin vacilar la idea de una solución política al conflicto en ese país, y se opuso categóricamente a cualquier intervención militar extranjera.

En un mundo donde la alianza de Estados Unidos y las potencias capitalistas desarrolladas de Europa, se adueña cada vez más de los recursos y el fruto del trabajo de los pueblos, cualquier ciudadano honesto, sea cual fuere su posición ante el gobierno, se opondría a la intervención militar extranjera en su Patria.

Lo más absurdo de la situación actual es que antes de iniciarse la brutal guerra en el Norte de África, en otra región del mundo a casi 10 000 kilómetros de distancia, se había producido un accidente nuclear en uno de los puntos más densamente poblados del planeta tras un tsunami provocado por un terremoto de magnitud 9 que a un país laborioso como Japón ha costado ya casi 30 mil víctimas fatales. Tal accidente no habría podido producirse 75 años antes.

En Haití, un país pobre y subdesarrollado, un terremoto de apenas 7 grados en la escala de Richter ocasionó más de 300 mil muertos, incontables heridos y cientos de miles de lesionados.

Sin embargo, lo terriblemente trágico en Japón fue el accidente en la planta electronuclear de Fukushima, cuyas consecuencias están todavía por determinarse.

Citaré solo algunos titulares de las agencias noticiosas:

“ANSA.- La central nuclear de Fukushima 1 está difundiendo “radiaciones extremadamente fuertes, potencialmente letales”, dijo Gregory Jaczko, jefe de la Nuclear Regulatory Commission (NRC), el ente nuclear estadounidense.”

“EFE.- La amenaza nuclear por la crítica situación de una central en Japón tras el sismo, ha disparado las revisiones de la seguridad de las plantas atómicas en el mundo y ha llevado a algunos países a paralizar sus planes.”

“Reuters.- El devastador terremoto de Japón y la profundización de la crisis nuclear podría generar pérdidas de hasta 200.000 millones de dólares en su economía, pero el impacto global es difícil de evaluar por el momento.”

“EFE.- El deterioro de un reactor tras otro en la central de Fukushima siguió alimentando hoy el temor a un desastre nuclear en Japón, sin que los desesperados intentos para controlar una fuga radiactiva abrieran un resquicio a la esperanza.”

“AFP.- Emperador Akihito expresa preocupación por el carácter imprevisible de la crisis nuclear que golpea a Japón tras el sismo y el tsunami que mataron a miles de personas y dejaron a 500.000 sin hogar. Reportan nuevo terremoto en la región de Tokio.”

Hay despachos que hablan de temas más preocupantes todavía. Algunos mencionan la presencia de yodo radiactivo tóxico en el agua de Tokio, que duplica la cantidad tolerable que pueden consumir los niños más pequeños en la capital japonesa. Uno de los despachos habla que las reservas de agua embotellada se están agotando en Tokio, ciudad ubicada en una prefectura a más de 200 kilómetros de Fukushima.

Este conjunto de circunstancias determinan una situación dramática para nuestro mundo.

Puedo expresar mis puntos de vista sobre la guerra en Libia con entera libertad.

No comparto con el líder de ese país concepciones políticas o de carácter religioso. Soy marxista-leninista y martiano, como ya he expresado.

Veo a Libia como un miembro del Movimiento de Países No Alineados y un Estado soberano de los casi 200 de la Organización de Naciones Unidas.

Jamás un país grande o pequeño, en este caso de apenas 5 millones de habitantes, fue víctima de un ataque tan brutal por la fuerza aérea de una organización belicista que cuenta con miles de cazabombarderos, más de 100 submarinos, portaaviones nucleares, y suficiente arsenal para destruir numerosas veces el planeta. Tal situación jamás la conoció nuestra especie y no existía nada parecido hace 75 años cuando los bombarderos nazis atacaron objetivos en España.

Ahora, sin embargo, la desprestigiada y criminal OTAN escribirá una “bella” historieta sobre su “humanitario” bombardeo.

Si Gaddafi hace honor a las tradiciones de su pueblo y decide combatir, como ha prometido, hasta el último aliento junto a los libios que están enfrentando los peores bombardeos que jamás sufrió un país, hundirá en el fango de la ignominia a la OTAN y sus criminales proyectos.

Los pueblos respetan y creen en los hombres que saben cumplir el deber.

Hace más de 50 años, cuando Estados Unidos asesinó a más de cien cubanos con la explosión del mercante “La Coubre”, nuestro pueblo proclamó “Patria o Muerte”. Ha cumplido, y ha estado siempre dispuesto a cumplir su palabra.
“Quien intente apoderarse de Cuba -exclamó el más glorioso combatiente de nuestra historia- solo recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre”.

Ruego se me excuse la franqueza con que abordo el tema.


Fidel Castro Ruz
Marzo 28 de 2011
8 y 14 p.m.

Sem comentários:

Enviar um comentário